Público
Público

Sancho Gracia dice que con "Curro" le pasa lo que a Bogart con "Casablanca" y eso es "estupendo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Debutó hace 54 años como convidado "sexto o séptimo" de las "Bodas de Sangre" de Margarita Xirgu, y aunque desde entonces "lo suyo" sea el papel protagonista, como el que interpretará desde la próxima semana en el Teatro Español, Sancho Gracia se morirá siendo "Curro Jiménez", algo que le produce una "estupenda sensación".

"¿Qué película dice todo el mundo si mencionas a Humphrey Bogart? 'Casablanca', ¿verdad? Pues eso. Me pasa lo mismo y me parece estupendo que me recuerden por Curro, porque además es una serie que creé y produje", resume en una entrevista con Efe el actor, productor y director de cine, que estrenará en Madrid "La cena de los generales", de José Luis de Santos, el próximo 5 de septiembre.

Él nació en Madrid en 1936, el mismo año en el que estalló la Guerra Civil, el trasfondo de esta obra, que, dirigida por Miguel Narros, se estrenó el pasado mes de octubre en Sevilla y de la que han hecho ya en estos once meses más de un centenar de funciones en media España.

Justo el mismo día en el que concluye la guerra, el 1 de abril de 1939, el líder de los sublevados, Francisco Franco, decide dar una cena a sus generales en un devastado Hotel Palace, que tiene a la mayoría de sus empleados cualificados en la cárcel por "rojos".

Gracia interpreta al maître del hotel, el señor Genaro, que ha de lidiar con el teniente Medina (Juanjo Cucalón) y su ocurrencia de sacar de prisión a los antiguos camareros para intentar cumplir a "plena satisfacción" los deseos de Franco.

El actor, que posee también la nacionalidad uruguaya, país al que emigró su familia en 1947 y del que no volvió hasta 1962, tiene muchos puntos de contacto "cronológicos" con "La cena de los generales", pero uno biográfico llamativo: su padre fue el jefe de comedor del Hotel Palace, en el que también trabajó su madre como camarera.

Sin embargo, y a pesar de que recuerda que su madre le llevaba a ver cómo trabajaba su padre, esa coincidencia no le "impresiona": "he hecho 'La cena' porque me gustó y no he incorporado a mi personaje nada de mis vivencias de aquella época", asegura.

Explica que en esta obra, la que hace la número 27 de Alonso de Santos y que interpreta "un auténtico batallón de actores" -18-, funciona "especialmente" su tono de "comedia dramática".

"Dentro de lo que fue una guerra civil y el drama que es imponer una cena por narices, todos los personajes, tanto los que se ven como vencedores como los que saben que han perdido, dicen lo que piensan y eso el público lo acoge con muchas risas", describe Gracia.

El actor y productor tiene claro que Miguel Narros, con el que ya ha hecho otras cuatro obras, es "el mejor director" que hay en España y "un gran amigo", y eso que no se recata en decir que es "un hombre fácil en el trato y muy difícil en el trabajo porque es muy exigente".

Le entusiasma volver al Teatro Español, en el que estuvo por última vez hace cuatro años, y durante seis meses, con "Don Juan Tenorio", porque es, "sin duda", "la catedral escénica, un lugar maravilloso", aunque a él le gusta, reconoce, "cualquier escenario siempre que tenga público".

Por eso, con "La cena de los generales", que estará hasta el 11 de octubre en cartel en el Español para viajar luego a Barcelona, Valencia y Zaragoza, no espera nada especial, "sólo" que "se llene cada día".

De "Curro", el bandolero trabucaire que vengaba las osadías y abusos del ejército francés, dice que le queda "el ansia de libertad", un deseo que no cree que le abandone nunca y en el que lleva "ahondando" desde 2006 gracias a la serie que está produciendo sobre los libertadores de América y que estrenará cuando esté completa, es decir, a finales de 2010.

José Gervasio Artigas, José Martí, Miguel Hidalgo, Simón Bolívar, y José de San Martín son algunos de los protagonistas de las películas, que dirigen realizadores como Adolfo Aristarain, Alex de la Iglesia, Arturo Ripstein o Fernando Pérez.

Concha Barrigós