Público
Público

Sanción pionera

El Fuenlabrada abre expediente a la plantilla por perder. El técnico, Guil, despedido; los jugadores, amenazados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La séptima derrota ha sido el detonante de la explosión. El Fuenlabrada, un club con una trayectoria de 12 años en la Liga ACB, tomó ayer decisiones de una envergadura desconocida. Un expediente sancionador a la plantilla por perder, algo inédito en la historia del deporte, es lo que puso en marcha ayer el presidente del club, José Quintana.

Si tenso fue el ambiente en el pabellón Fernando Martín el pasado domingo tras la humillante derrota ante el Joventut (por ser la séptima consecutiva y por la monumental paliza de 42 puntos) no lo fue menos en la tarde del lunes cuando Quintana reunió a los jugadores antes del entrenamiento.

Los 42 puntos de desventaja ante el Joventut desatan la tormenta

La plantilla se quedó de piedra cuando el presidente les comunicó la apertura de un expediente sancionador debido a que 'la del domingo fue la mayor vergüenza sufrida por el club en más de 20 años de historia'. El Fuenlabrada, a través de un portavoz, se justificó: 'Se reprocha su actitud, el objetivo del expediente abierto es buscar una reacción de los jugadores'.

El presidente advirtió a la plantilla de que no dudaría a la hora de subir al primer equipo a buena parte del conjunto filial que milita en la división LEB Plata. 'Estoy seguro de que su actitud sería mucho mejor que la demostrada por vosotros ayer', añadió Quintana.

Curiosamente, el expediente no afecta a la totalidad de la plantilla. Escapó el pívot italo-argentino Leo Mainoldi que, aunque jugó el domingo, reaparecía tras una lesión que le tuvo un mes de baja.

«La del domingo fue la mayor vergüenza en más de 20 años», gritó el presidente

Al margen de la medida pionera, el presidente re-currió a un lugar mucho más común: destituir al técnico. Luis Guil deja el equipo y hasta que se decida su sucesor será Chus Mateo, su segundo, quien coja el equipo.

El club recomendó ayer a los jugadores que no hicieran declaraciones acerca del expediente.