Publicado: 16.07.2014 13:28 |Actualizado: 16.07.2014 13:28

Sanidad confirma que fue una intoxicación alimentaria lo que mató a dos ancianos en una residencia de Miranda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León ha confirmado hoy que una intoxicación alimentaria por una carne mal manipulada causó la muerte de dos ancianos en la residencia Francisco Hurtado de Miranda de Ebro la pasada semana.

Según informaron fuentes de la administración autonómica, de las 191 personas que consumieron alimentos en el centro el pasado 9 de julio, 25 internos y tres externos, después de un periodo de incubación muy corto, presentaron un cuadro basado en dolores abdominales, diarrea y algunos vómitos y fiebre. De los 28 afectados, dos fallecieron en las siguientes 72 horas y el resto fueron recuperándose. Según dijo la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, los fallecidos tenían "pluripatologías previas muy complicadas".

La Consejería inició entonces la investigación guardando las muestras de alimentos que se sirvieron ese día —existían muestras-testigo de los alimentos consumidos, tal y como recoge la normativa de la Junta de Castilla y León—. Los análisis de las mismas han determinado que una carne de ternera manipulada de forma inadecuada al ser triturada y no sometida a refrigeración inmediatamente provocó la intoxicación de 26 residentes y la muerte de los dos ancianos. La carne fue contaminada por la bacteria anaeróbica "clostridium prefringens", lo que provocó los síntomas anteriormente mencionados a las personas que la consumieron.

La Consejería de Sanidad ha recordado que para evitar las intoxicaciones alimentarias, especialmente en tiempo de calor, hay que seguir las recomendaciones especiales en la manipulación de los alimentos, como su correcto cocinado y consumo inmediato o conservación a temperaturas seguras.

Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados, mantenerlos fuera del alcance los insectos, roedores y animales de compañía, y utilizar exclusivamente agua potable en su elaboración son otras recomendaciones que ha hecho la Consejería.