Publicado: 19.11.2014 12:43 |Actualizado: 19.11.2014 12:43

Sanidad solo dará el tratamiento contra la hepatitis C al 1% de los 300.000 enfermos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Sanidad ha hecho público el esperado Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT) sobre los nuevos medicamentos contra la hepatitis C: simeprevir y sofosbuvir. Este informe contiene las bases que los médicos deben seguir a la hora de recetar los fármacos.

La tasa de curación de esos medicamentos administrados de manera conjunta se muestra superior al 90%. Sin embargo, los casos para los que el IPT contempla este tipo de tratamiento dejan fuera a una gran parte de los enfermos de hepatitis C. Sólo los pacientes más graves recibirán los nuevos fármacos. Eso implica que la mayoría de los 300.000 diagnosticados en España se quedan sin un medicamento que podría salvarles la vida y que fuera de la financiación pública cuesta 60.000 euros.

El informe del Ministerio de Sanidad prioriza el uso de simprevir y sofosburir en pacientes a la espera de recibir un trasplante de hígado, que ya hayan sido trasplantados o que tengan una cirrosis avanzada. En principio, a los enfermos de hepatitis C se les comunicó que el tratamiento era de 12 semanas, pero, en los casos más críticos, son muy altas las posibilidades de que deba ser extendido a 24.

Ayer la Comunidad de Madrid dio por primera vez el fármaco. Saturnino Cobo, cuya mujer se declaró en huelga de hambre para pedir el tratamiento, consiguió que el Ramón y Cajal comenzara a tratarle. El caso de Cobo ejemplifica el aumento de los tiempos de toma del medicamento frente a los que se habían comunicado previamente a los pacientes. Recibirá un tratamiento de 24 semanas en lugar del previsto inicialmente de 12 como consecuencia del grave daño hepático que sufre.

La Plataforma de Afectados por la hepatitis C lleva semanas denunciando que los 125 millones de euros que el Ministerio de Sanidad destinará para pagar los tratamientos son insuficientes, pero ante las nuevas circunstancias esta denuncia toma una nueva dimensión. Calculaban que, con un coste para la administración de 25.000 euros por tratamiento de 12 semanas, de los 300.000 diagnosticados sólo 4.900 pacientes (el 1,6%) iban a ser tratados. Tras la publicación del IPT estiman que es un escenario muy probable que ese número se reduzca a 2.450 (0,8%).

Los criterios de dispensa del tratamiento no harán que el número de trasplantes disminuya

Además, las restricciones para la dispensa del tratamiento propician que aquellos que aún no tienen daños hepáticos no puedan evitar sufrirlos. A largo plazo esto hará que, en el momento en el que se les proporcione el fármaco, quizás demasiado tarde para salvar el hígado sin un trasplante.

La Plataforma de Afectados ha convocado una rueda de prensa mañana en Madrid para explicar con detalle la situación a los medios y exponer sus reivindicaciones. Piden que todos y cada uno de los enfermos de hepatitis C reciban el tratamiento porque "están en su derecho como ciudadanos" y aseguran que no dudarán en ocupar hospitales e incluso la propia Consejería de Sanidad como protesta.

El colectivo de actores ha confirmado su apoyo a la asociación. Caras conocidas como Wily Toledo o Juan Diego Botto se personarán en el acto para pedir que el Ministerio de Sanidad que dirige Ana Mato proporcione el medicamento a todos los enfermos.