Público
Público

Sanidad no prevé medidas contra los UVA pese a su máximo riesgo cancerígeno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Sanidad no va a adoptar ninguna medida contra los rayos UVA, a pesar de que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) haya elevado hasta el máximo nivel el riesgo de sufrir un cáncer cutáneo y ocular en aquellas personas que los utilizan para broncearse.

Así lo ha declarado a EFE la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, después de que el citado organismo haya incluido el uso de las cabinas de rayos ultravioleta en la categoría de riesgo 1, al calificarlos como "cancerígenos para los humanos", según un número especial de la revista británica "The Lancet Oncology".

Hasta ahora, el uso de estos dispositivos para ponerse moreno de forma artificial formaba parte del grupo 2, que los denominaba "posiblemente cancerígenos".

La titular de Sanidad ha resaltado que estos estudios científicos, publicados en revistas especializadas, "ofrecen toda la credibilidad" y "empiezan a hacer una aproximación muy real a la situación".

Sin embargo, Jiménez ha alegado que de momento "no son lo suficientemente concluyentes como para adoptar ninguna decisión de previsión" y ha descartado prohibirlos o endurecer aún más la reglamentación que ya controla su uso para evitar efectos negativos en la salud, como el melanoma.

En su opinión, los españoles "ya sabemos que la exposición a los rayos de sol y a los rayos ultravioletas es dañina para la piel, porque pueden provocar cáncer".

Jiménez ha hecho hincapié en que la exposición prolongada a los rayos solares y ultravioletas es nociva, por lo que el Ministerio recomienda de forma permanente e insistente "protección solar y protección ante los rayos UVA".

El grupo de científicos del IARC, liderado por la doctora Fatiha El Ghissassi, asegura que la radiación UV que emiten estos dispositivos comporta un gran riesgo de desarrollar la mutación genética que provoca el melanoma, un tumor cutáneo especialmente agresivo y responsable del 75 por ciento de las muertes que se producen al año como consecuencia del cáncer de piel.

Los investigadores advierten de que, contrariamente a lo que se piensa, todas las radiaciones UV - ya sean UVA, UVB o UVC- son igual de peligrosas y añaden que el riesgo de padecer melanoma se incrementa en un 75 por ciento cuando el uso de las cabinas de rayos ultravioletas comienza antes de los 30 años.

Además del melanoma cutáneo, los expertos del IARC alertan de que buscar el bronceado rápido en estos aparatos puede provocar tumores oculares.