Público
Público

Sanidad no se quedará con ninguna vacuna de gripe A que no se vaya a utilizar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sanidad no se quedará con ninguna vacuna contra la gripe A que no se vaya a utilizar, aunque no devolverá a las farmacéuticas las dosis sobrantes en España hasta que no termine la campaña de vacunación y no se concrete la propuesta de la Unión Europea (UE) de ceder vacunas a países en vías de desarrollo.

Fuentes del Ministerio de Sanidad y Política Social han explicado a Efe que este departamento dirigido por Trinidad Jiménez ya trató con las empresas farmacéuticas la posibilidad de devolver las dosis sobrantes para que los propios laboratorios "las recondujeran al canal privado".

Además, España compró 37 millones de dosis de vacunas frente al nuevo virus, pensando que, según las previsiones, serían necesarias dos dosis por persona, pero luego se demostró que con una dosis era suficiente.

"Desde ese momento sabíamos que iban a sobrar", han asegurado las mismas fuentes.

En principio está previsto que sólo se utilicen un máximo de diez millones de dosis, que englobarían el número de personas que forman los grupos de riesgo: enfermos crónicos a partir de los 6 meses de edad, embarazadas, personal sanitario y personal de servicios básicos.

El Ministerio esperará a terminar la campaña de vacunación para decidir devolver "diez, quince o veinte millones de dosis", han añadido desde Sanidad.

Además, como aseguró la propia ministra Trinidad Jiménez el pasado 2 de diciembre, "la pandemia aún no ha terminado", y aprovechó para subrayar que era "muy importante" que todas las personas que forman parte de los grupos de riesgo acudieran a vacunarse.

Por su parte, la UE anunció hace unas semanas que se estaba estudiando la creación de una "reserva virtual de vacunas" contra la gripe A destinada a aquellos países que aún no han recibido los fármacos.

España tiene firmados contratos con las farmacéuticas Novartis (vacuna "Focetria"), GlaxoSmithKline (vacuna "Pandemrix") y Sanofi-Pasteur (vacuna "Panenza", no adyuvada o sin sustancias que aumenten la potencia inmunológica del antígeno para ofrecer "un plus de seguridad" a las embarazadas).