Publicado: 27.11.2014 09:36 |Actualizado: 27.11.2014 09:36

La Santa Sede obliga a dimitir al arzobispo de Zaragoza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, canceló este miércoles su agenda tras trascender que fue obligado por la Santa Sede a renunciar al cargo por haber autorizado el pago de una indemnización de 105.000 euros a un diácono que no llegó a ordenarse sacerdote.

El Arzobispado de Zaragoza anunció el pasado 12 de noviembre que el papa Francisco había aceptado la renuncia de Ureña, presentada "por motivos de salud", según explicó él mismo, y que se preveía que se nombrara a su sucesor en enero.

Según publica el Heraldo de Aragón, la Santa Sede obligó a Ureña a renunciar al cargo de arzobispo debido a que pagó una indemnización a un diácono de 105.000 por trasferencia bancaria y en concepto de nómina de noviembre, de los que 45.000 corresponden a hacienda. Mientras, Radio Zaragoza ha informado de que la Santa Sede obligó a Ureña a dejar el cargo de forma fulminante por no atajar un problema de acoso que sufrió este diácono por parte de un párroco de una localidad de la provincia de Zaragoza.

El diácono estuvo en una parroquia de un pueblo de Zaragoza desde 2011 hasta la pasada primavera de 2014, cuando trasladó su residencia a otra parroquia de la capital aragonesa y que abandonó este mismo mes de noviembre.

El Arzobispado no se ha pronunciado sobre este asunto, mientras que la anunciada presencia de Manuel Ureña en la inauguración de una exposición sobre mártires cristianos en Zaragoza fue cancelado este miércoles por "motivos de agenda". Los organizadores de la exposición anunciaron que tampoco acudirá ningún representante del Arzobispado al acto.

Según el Heraldo de Aragón, el Colegio de Consultores, órgano integrado por diez presbíteros, abordó el tema de la indemnización en una reunión celebrada el miércoles. Ureña explicó en este órgano que esta persona quería cursar una licenciatura y que calculó que este era el dinero que podía necesitar para costearse unos estudios de cuatro años. Según este diario, además de la indemnización oficial, habría existido un pago complementario al diácono que ascendería a 15.000 euros y que habría sido abonado por el arzobispo.