Público
Público

Santander aprueba en la junta la ampliación del 2,29% de capital para comprar Alliance Leicester

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Santander ha aprobado hoy en Junta Extraordinaria de Accionistas una ampliación del 2,29 por ciento de su capital, que servirá para comprar el banco británico Alliance & Leicester.

La junta, que ha tenido lugar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander, donde el primer banco español tiene su sede, ha dado así el visto bueno a la emisión de 143,38 millones de nuevas acciones, que se realizará a un precio mínimo de 8 euros y un máximo de 11,23 euros.

Si el Santander se decanta por el precio máximo en la emisión, el coste de la operación se elevará ligeramente hasta 1.610 millones de euros.

La operación, que fue anunciada por la entidad el pasado 14 de julio y que ha logrado ya la aprobación de la Comisión Europea y de los accionistas de A&L, se cerrará previsiblemente el próximo 10 de octubre, en tanto que las nuevas acciones del Santander comenzarán a cotizar en la Bolsa de Londres y en el mercado español el 14 de octubre.

Además, el banco que preside Emilio Botín aprovechará la ampliación de capital para entregar 100 acciones de la entidad a cada uno de los empleados de Alliance & Leicester, "como gratificación especial con ocasión de la adquisición", una vez que esté completada.

Tras la operación de ampliación de capital, el Santander contará con 6.397,67 millones de acciones, que suponen un capital social de 3.198,9 millones de euros.

La compra, que se hará mediante el canje de una acción de Banco Santander por cada tres de A&L, constituye, según el banco, "un paso significativo" en el desarrollo del negocio en el mercado británico, donde la entidad española está presente desde 2004 con Abbey.

Con la compra, Abbey adelanta en tres años sus planes de expansión y casi roza las mil oficinas, ya que A&L aporta 254 sucursales, al tiempo que cuenta con 5,5 millones de clientes.

Durante la junta extraordinaria de accionistas, Botín aseguró que la operación "encaja a la perfección con nuestra estrategia y crea valor", al tiempo que "permite crecer mucho más rápido en los negocios que más nos interesan en el Reino Unido".

El mercado británico es, según el presidente de la entidad, un mercado que conocen "muy bien" desde hace muchos años gracias a su alianza con Royal Bank of Scotland y a su presencia en el consejo.

Asimismo, destacó que la operación es "muy positiva" tanto para los empleados, clientes y accionistas de A&L, como para los del Santander.

En este sentido, subrayó que la entidad se ha comprado a un precio que permite cumplir con los criterios financieros del banco, con un impacto de la inversión en el beneficio por acción positivo desde el primer año y una rentabilidad sobre la inversión (ROI) del 19% en el tercer año.