Público
Público

El Santander cumple la nueva exigencia de solvencia con seis meses de antelación

Alcanza el 9% requerido, tras vender el 4,41% de su banco en Brasil e insiste en que llegará al 10%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las entidades financieras españolas fueron las más damnificadas por las nuevas exigencias de solvencia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Y en especial, la que peor salió en la foto fue el Banco Santander, porque al no contabilizarle en la cuenta inicial los más de 8.000 millones que tenía en bonos convertibles en acciones resultaba que tenía un déficit de capital de más de 15.000 millones, el mayor de Europa.

Sin embargo, ahora es precisamente el Santander el primero en cumplir las exigencias. Seis meses antes de que se acabe el plazo para llegar al 9% de solvencia requerido (capital respecto a los riesgos), el Santander ha alcanzado la meta y ha insistido en que en junio llegará al 10%.

Para alcanzar esta cifra, ha sido crucial la venta de una participación en Chile y, sobre todo, una operación anunciada ayer con los bonos convertibles en acciones que tenía emitidos para dar entrada a un fondo de Qatar en el accionariado de su filial en Brasil. El banco ha traspasado a una gran entidad financiera internacional (que no quiere que se haga público su nombre) estos títulos y así ha conseguido que esos 1.668 millones pasen a contabilizar ya como capital. Obviamente, esa operación tendrá un coste para el Santander (no quiso precisar cuánto deberá pagar a ese intermediario) pero a cambio consigue con antelación las exigencias de solvencia internacionales, lo que le otorga un plus de confianza en los mercados que seguramente le permitirá financiarse más barato cuando pueda hacer emisiones.

Frente a situaciones como la del Santander están otros bancos europeos con serios problemas para poder elevar su capital, como es el caso de Unicredit, que tras el fuerte descuento (el 43%) ofrecido para poder hacer su ampliación de 7.500 millones ha sufrido un fuerte castigo en Bolsa, que provocó ayer su suspensión de cotización y después una caída del 13%.

Santander, que con esta cota de solvencia se evita hacer nuevas ampliaciones, ha prometido elevar su solvencia hasta el 10% en junio sin reducir la retribución al accionista. Eso lo conseguirá con los beneficios trimestrales (0,3 puntos, aproximadamente) más otras ventas (que no serán de activos estratégicos) y más las nuevas formas de contabilizar los activos de riesgo que todas las entidades están negociando con el Banco de España.

Para llegar al 9%, Santander ha conseguido 6.829 millones con la contabilización como capital de sus obligaciones convertibles, 1.943 millones con el canje de preferentes por acciones nuevas, 1.660 millones con la entrega del dividendo en forma de acciones, y otros 4.890 millones con la generación orgánica y la transmisión de diversas participaciones, como Chile y Brasil.