Público
Público

El Santander da el banderazo a una nueva oleada de fusiones en la banca española

El banco afirma que la absorción de Banesto no frena el interés de la entidad  por los bancos nacionalizados que serán subastados en el futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace meses que se venía especulando con la posibilidad de que el Banco Santander absorbiera a Banesto. La crisis y el proceso de reestructuración de la banca española habían disparado los rumores al respecto. Por eso, la decisión anunciada por el Santander no ha sorprendido a nadie. Muy al contrario: entre los expertos y analistas se percibe como algo natural.  

'La absorción de Banesto es lógica, pues se está viendo como los bancos más fuertes se quedan con los más pequeños', señala a Europa Press Daniel Pingarrón, analista de IG Markets. En ese sentido la fusión por absorción de Banesto, que pertenece al grupo Santander desde 1994, puede suponer el pistoletazo de salida para una nueva oleda de fusiones en la banca española. En los últimos años el número de cajas y bancos se está reduciendo de manera considerable y los analistas cree que al final del proceso no quedarán más de quince entidades en todo el mercado.

Ante este escenario de reducción de la oferta en el mercado bancario, el Santander, el principal banco español, ha decidido absorber a Banesto, su filial, que cuenta con unos activos de 99.000 millones de euros. Pero el Santander no se va a quedar ahí: el director general financiero del banco Santander, José Antonio Alvarez, afirmó este lunes que la operación de fusión con Banesto no frena el interés de la entidad en los bancos nacionalizados que serán subastados.

El directivo destacó que la absorción tiene como objetivo fortalecer la capacidad de Santander. 'Nuestra posición respecto a estas operaciones no cambia. Estudiaremos todas las oportunidades y participaremos en las que nos parezcan más atractivas', precisó Alvarez a través de una comunicación telefónica con Europa Press.

La digestión de Banesto por parte del Santander 'tiene ahora más sentido que si se hubiese producido hace unos años', según Victoria Torre, analista de Self Bank. La absorción, coincide la mayoría de los analistas, persigue varios dos objetivos principalmente. El primero es ahorrar costes: Santander tiene previsto obtener unos ahorros de 520 millones, que procederán de la integración de los servicios centrales y el cierre de 700 sucursales. En una carta enviada a los empleados, el director general y responsable de Banca Comercial España de Santander, Enrique García Candelas afirma que está operación 'impulsará la rentabilidad del grupo en España y le permitirá seguir liderando el sector financiero español durante la próxima década'.

El segundo objetivo viene ligado al primero: con la creación de la marca única, el Santander resuelve el problema la pobre cuenta de resultados de Banesto, que en los últimos trimestres ha tenido que recurrir a operaciones internas de venta de filiales para evitar entrar en pérdidas.

Desde el Santander insisten en que la absorción será 'sencilla'.  José Antonio Alvarez, destacó este mismo lunes que matriz y filial llevan trabajando juntas 20 años, y precisó que el riesgo que la operación entraña es 'bajo' y que las sinergias en costes serán 'buenas'.

Y es que, de entrada, casi todo son parabienes. Los analistas y expertos coinciden en que la absorción de Banesto por parte del Banco Santander será 'beneficiosa' para los accionistas de la entidad absorbida, 'ya que ahora pasarán a tener acciones de un banco más grande, más fuerte, internacional y con exposición a economías emergentes'. 'Cualquier persona que tenga acciones de Banesto preferirá tener ahora títulos del Santander', señala Pingarrón.

Por su parte, el responsable del servicio de estudios y análisis de la Asociación Europea de Inversores Profesionales (Asinver), Javier Flores, considera que el impacto para los accionistas será 'positivo', pues recibirán una prima 'interesante'.

Sin embargo, no todo es de color de rosa. Flores opina que será el proceso de absorción será 'negativo' para la propia entidad, 'pues 700 oficinas suponen el 40% de la red comercial del banco, por lo que cabe esperar una caída del negocio de Banesto del 25%'. 

Torre, la analista de Self Bank advierte de que, 'a pesar de que sobre el papel la operación se ha pintado muy bonita para las dos entidades, no debe ser un movimiento tan fácil cuando llevan muchos años pensándoselo'. En su opinión, Banco Santander es quien sale ganando, 'ya que va a aumentar mucho su cuota de mercado y su presencia en España'.

Pingarrón señala otro pero: el Santander tendrá que pagar más por las acciones de Banesto, 'que lleva subiendo en bolsa desde el verano, sobre todo después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciase la puesta en marcha del mecanismo de compra de bonos'.

Javier Flores recuerda que Banesto debía hacer frente a 1.300 millones de euros en provisiones para cumplir con los requisitos de solvencia impuestos por la UE, 'de modo que cabe interpretar que, ante la dificultad de lograr el capital necesario en solitario o mediante alguna otra alternativa como las ventas de activos o de oficinas, solamente ha quedado englobar la entidad bajo el paraguas protector del Banco Santander'.