Público
Público

El Santander está preocupado por las ayudas de algunos países a la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero delegado del Grupo Santander, Alfredo Sáenz, reconoció hoy que está muy preocupado por las ayudas de algunos países europeos a la banca, pues ponen en riesgo la igualdad de condiciones en el mercado comunitario.

En un acto organizado por Telefónica, Sáenz señaló que estas ayudas pueden dar una ventaja competitiva injusta a las entidades beneficiarias.

Explicó que mientras algunos países han adoptado medidas de apoyo a la banca "transparentes y fácilmente comprensibles", las puestas en marcha por otros "están lejos de ser transparentes y generan dudas" sobre su compatibilidad con las normas europeas de competencia.

El ejecutivo del Santander se mostró no obstante satisfecho de que la Comisión Europea (CE) haya decidido actuar al respecto para garantizar "que no se vulneran las reglas".

La CE aceptó ayer revisar las reglas sobre las ayudas públicas a la banca para facilitar las operaciones de recapitalización de entidades, ante las quejas de países como Francia y Alemania, que han llegado a acusar a Bruselas de dificultar la superación de la crisis financiera.

"La realidad es que todavía no tenemos un mercado único en el sector financiero en Europa" y en este contexto, añadió Sáenz, "me preocupan mucho" las acciones unilaterales de algunos países para apoyar a sus bancos.

Incidió en que, cada país, probablemente por sus propias prioridades, está adoptando medidas concretas y específicas para sus propios sistemas bancarios, sin coordinarse con los demás.

"No sé a quién culpar", admitió Sáenz, pero la cuestión es que cada país está haciendo cosas distintas, tanto a la hora de ofrecer liquidez a las entidades como en las operaciones de recapitalización.

El máximo ejecutivo del Santander rehusó identificar a los países a los que dirige sus críticas y se limitó a señalar que, desde su punto de vista, el sistema británico es el más transparente de Europa.

Insistió en que "la tentación política para algunos países o gobiernos de inyectar vitaminas a su sistema financiero, para que sea más sano que el resto después de la crisis, es real".