Público
Público

Santander vería "con buenos ojos" que se pida el rescate a la UE

La exposición del banco de Botín a la deuda española se reduce en 5.000 millones en el último trimestre, hasta los 30.000 millones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco  Santander vería positivamente que España pidiera ayuda a sus socios europeos para rebajar sus elevados costes de financiación, ya que esto provocaría a su vez una mejora de las condiciones de los bancos españoles en los mercados mayoristas, ha dicho este jueves el consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz. 'Creo que la situación de este tipo donde se facilite la financiación del Tesoro por parte de líneas contingentes o líneas de crédito suministradas por cualquier organismo internacional (...) lo que producirá es una disminución de la prima de riesgo soberano, y como consecuencia una disminución de los spreads que (...) los bancos más importantes de España podamos conseguir en los mercados mayoristas', ha declarado Sáenz. 'Desde ese punto de vista, lo vemos con buenos ojos', añadió, en respuesta a una pregunta durante la presentación de los resultados del banco.

El Gobierno español está analizando aún las condiciones antes de decidirse a pedir un rescate 'blando' de su economía, que supondría la solicitud de una línea preventiva de crédito al fondo de rescate europeo que activaría compras de bonos soberanos por el BCE.

El Banco ha reducido su inversión en deuda pública española y en los próximos trimestres no variará sustancialmente. Según los datos que ha facilitado la entidad, su exposición a la deuda pública española a finales de septiembre ascendía a 30.000 millones de euros, alrededor de 5.000 millones menos que en a finales de junio. 'La exposición a la deuda pública española está en torno a 30.000 millones de euros, en el anterior trimestre creo que estábamos en torno a 35.000', dijo José Antonio Álvarez, director financiero del grupo. El directivo del banco ha añadido que, tras España, la segunda exposición en importancia de la entidad a riesgo soberano es Brasil, con unos 11.000 millones de euros.

Sáenz, además, ha comentado que, en su opinión, el proceso de recapitalización bancaria que está completando España no desembocará en nuevas nacionalizaciones. 'Yo no creo que el tema vaya a terminar (...) con nuevas nacionalizaciones', ha declardo Sáenz en rueda de prensa por la presentación de resultados a septiembre, para añadir que espera que las entidades no nacionalizadas cubrirían sus déficit de capital por sus propios medios o con operaciones corporativas.

En el marco de la recapitalización de la banca española con una ayuda europea de hasta 100.000 millones de euros, la auditoría independiente de Oliver Wyman identificó unas necesidades de capital para la banca española de hasta 59.300 millones de euros en un escenario adverso, aunque el Gobierno estima que el coste final para el erario público rozará los 40.000 millones al cubrir algunas entidades por sus propios medios las carencias previstas y teniendo en cuenta el traspaso de activos inmobiliarios al banco malo. Las nacionalizadas Bankia, NovaGalicia Banco, Catalunya Caixa y Banco de Valencia absorberían el grueso de la ayuda pública.