Público
Público

Santiago Herrero: "Corremos el riesgo de ser presidentes de nada"

Tres candidatos, tres fórmulas diferentes para emprender la renovación que todos dicen necesita la CEOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Elecciones 21-D. Tres candidatos, tres fórmulas diferentes para emprender la renovación que todos dicen necesita la CEOE. Tras el paso por la presidencia del polémico Gerardo Díaz Ferrán, hoy involucrado en multitud de procesos judiciales, tres de sus vicepresidentes aspiran a recomponer el liderazgo de la organización. Dos de ellos (Santiago Herrero y Juan Rosell) pertenecen a patronales territoriales. El tercero, Jesús Banegas, pretende convertirse en el primer presidente de la CEOE que procede de una sectorial.  

Fue el primero de los tres candidatos en dejar clara su aspiración. Santiago Herrero (Sevilla, 1947), presidente de la patronal andaluza desde 2002, advierte de que la CEOE está en una situación 'muy grave' y corre el riesgo de desmembrarse.

¿Espera más candidatos?

Hay personas, no de forma muy organizada, buscando un cuarto candidato. Hay quien manifiesta tener un tapado. A medida que pasa el tiempo se reducen las posibilidades. Y para la imagen de la organización no sería bueno trasladar que nadie de los que lleva dentro tanto tiempo es capaz de asumir la presidencia.

¿Habrá pacto?

'A Rosell no le vendrá bien que le apoye Díaz Ferrán; yo no lo desearía'

Con los candidatos actuales hay posibilidades evidentes de llegar a un consenso. La responsabilidad que tenemos no es individual, sino colectiva.

¿Apoyaría a otro presidente?

En estos momentos no, porque me siento fuerte. Si pensamos en los votos que tiene la CEA, en sus organizaciones provinciales, en los vocales andaluces de asociaciones sectoriales, y se añaden los que me han dicho que se identifican con mis posiciones y los que por ahora no se identifican con otros, el suelo es tan sólido como para estar tremendamente ilusionado.

¿Cuál es su ventaja?

Presido una organización intersectorial importante en el seno de la CEOE. No exhibo mi experiencia empresarial sino la del gobierno de organizaciones empresariales.

¿Qué le dijo Díaz Ferrán al saber que se presentaba?

Puedo decirle lo que le dije yo a él: 'Si decides presentarte, iré contra ti'.

¿Qué le parece que Díaz Ferrán apoye a Rosell?

Probablemente no le vendrá bien. Yo no desearía que me apoyara Díaz Ferrán.

¿Qué responsabilidad ha tenido en el desgaste de la CEOE por no forzar antes la salida de Díaz Ferrán?

Yo soy un hombre leal a la organización y siempre he pensado que la solución debía ser prudente. Ahora vivimos un momento muy grave. Si no sabemos resolver el problema corremos el grave riesgo de ser presidentes de nada. Durante la etapa final, las empresas en general no se han sentido representadas y eso ha conducido a un desapego de la organización, que corre el riesgo de desmembrarse por no haber sabido resolver el problema que tiene.

¿No hay crítica interna?

Sí. La solución al problema se planteó excesivamente tarde.

¿Cambiará la financiación?

Habrá cambios en todo, pero le advierto que no soy crítico con la financiación actual.

¿Y en la estructura? 35.000 empleados, 5.000 agrupaciones de base...

Nuestra organización está constituida de abajo arriba. Por eso tenemos una organización con duplicidades e incluso multiplicidades de cuotas de las empresas. Merecería un esfuerzo de simplificación, pero no puede venir de arriba abajo y debe ser consecuencia de una reflexión de todos. Si accedo a la presidencia pondré en marcha esa reflexión.

¿La CEOE necesita 21 vicepresidentes?

Hay que adecuar las estructuras, pero cuando sea presidentedecidiré. No tengo compromisos con nadie ni hago guiños al pasado o al futuro.

¿Qué opina de lo ocurrido con De La Cavada?

Los presidentes de las comisiones de la CEOE no tienen poder jerárquico sobre las estructuras técnicas. Cuando sea presidente, asumiré los problemas e intentaré resolverlos.

¿Puede ser un lastre para usted su relación con la Junta de Andalucía?

En mi futuro como presidente, no. Sí me perjudica en mi candidatura, pese a que no ha habido más gobierno en 28 años en Andalucía que el PSOE. Pero me puedo desvestir fácilmente de ese estigma. Hago lo que debe hacer un presidente: negociar con el Gobierno, confrontar con él cuando las perspectivas no son adecuadas y dialogar con las oposiciones.

¿Cómo juzga la reforma laboral?

Lo único que me gusta es el nombre. No resuelve los problemas. No acaba con la dualidad del mercado laboral, aumenta la temporalidad, no hay flexibilidad para las empresas... Mientras las definiciones legales (como los tres años de empeoramiento de una empresa) no sean claras, sino que tengan que ser interpretadas por los jueces, no ofrecerán seguridad jurídica y las empresas no adoptarán decisiones que puedan ser revisadas.

Se le ha criticado que no inicie ya el debate sobre la negociación colectiva, que regulará en marzo el Gobierno si no hay acuerdo.

No voy a asumir lo que no soy. Considero que estoy en funciones como presidente de la Comisión de Relaciones Laborales.

¿Cómo le gustaría la reforma de las pensiones?

Como la ha planteado la CEOE. Ampliando a toda la vida laboral el cómputo para calcular la pensión y aumentado el tiempo de tiempo de trabajo necesario.

¿Qué diría de Cuevas y Díaz Ferrán?

Cuevas no supo irse. Díaz Ferrán ha demostrado una magnífica dedicación pero tampoco ha sabido irse.