Público
Público

Santiago se prepara para el evento que hará universal el Xacobeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más allá del dichoso acontecimiento que supondrá para algunos la visita a Santiago de Compostela de Benedicto XVI o de las voces que se alzan críticas con su visita, lo cierto es que la presencia del Papa supondrá un evento que dará al fenómeno Xacobeo una dimensión de universalidad.

Así lo consideran, entre otros, el alcalde de la ciudad, Xosé Sánchez Bugallo, y el propio arzobispo de la diócesis compostelana, Julián Barrio, quien dijo, en declaraciones a Efe, que se conoce la dimensión española y europeísta del hecho jacobeo pero que la inmediatez de la visita impide imaginar su dimensión universal.

Los detalles organizativos para esta efeméride están prácticamente ultimados, según el arzobispo compostelano, y el macro altar diseñado por el arquitecto Iago Seara que se instala en uno de los ángulos del Obradoiro está casi concluido, no en vano el recorrido hasta la plaza y la misa serán seguidos por televisión por unos 150 millones de personas.

La capital gallega se prepara para recibir el aluvión de peregrinos y visitantes que el día 6 de noviembre se concentrarán principalmente en el casco histórico para recibir a Benedicto XVI, si bien, a escasos días del acontecimiento, la ocupación hotelera no se ha completado y se acerca al 80%.

El "papa-móvil", el vehículo en el que el Papa recorrerá el trayecto de 10 kilómetros entre el aeropuerto compostelano y la catedral ya se encuentra en Santiago, a donde llegó el pasado jueves por la tarde en un avión militar procedente de Roma.

El vehículo con el clásico habitáculo acristalado desde donde el Papa saluda a los fieles durante sus recorridos, quedará custodiado hasta el sábado en las instalaciones que el Cuerpo Nacional de Policía tiene en el centro de la ciudad de Santiago.

Por otra parte, en las fachadas de los edificios compostelanos no se aprecia aún una masiva colocación de símbolos con los colores amarillo y blanco, los del Vaticano, si bien en algunos se ve reflejado el sentimiento contrario a la visita de Benedicto XVI que tienen sus inquilinos.

Las voces más críticas hacia la visita de Benedicto XVI se puede apreciar en contados balcones y ventanas compostelanas, cuyos propietarios colocaron banderolas de color encarnado con el dibujo de la mitra papal y el lema "Yo no te espero", en gallego, o el caso de letreros en inglés en los que sus autores se manifiestan "anti-pope" y donde aparecen dos cruces invertidas a los lados.

El presidente de la Asociación Hostelería Compostela, José Antonio Liñares, reconoció a Efe sentirse "preocupado" por algunas informaciones que apuntan a que la ocupación está "colapsada" y que considera "perjudican al sector".

Según datos del responsable hotelero, la ocupación hotelera se sitúa a día de hoy entre el 75% y el 80%, y con alrededor de mil plazas disponibles aún en unos treinta hoteles de diferentes categorías del entorno de Santiago, incluidos establecimientos ubicados en el entorno de la catedral.

Antonio Liñares constató que la mayoría de los establecimientos hoteleros han incrementado sus precios entre un 20 y un 25 por ciento, otros han mantenido las tarifas y en algunos casos los precios se han duplicado.

Las previsiones de "lleno absoluto" han llevado a algunos compostelanos a alquilar sus pisos a precios que oscilan entre los 100 y los 4.000 euros.

Los organizadores tienen previsto también preparar y habilitar los pabellones polideportivos para las personas que lo deseen puedan alojarse en ellos.

La visita a Santiago de Compostela del Papa Benedicto XVI será la segunda que realice a España después de su estancia en 2006 en Valencia con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias.

La tranquilidad de una ciudad como Santiago de Compostela se verá alterada por la llegada de unas 200.000 personas, según las previsiones de los organizadores, lo que ha obligado a desplegar un amplio dispositivo de recursos y servicios.

Entre otros datos, la ciudad dispondrá el próximo sábado día 6 de unas 2.000 plazas de aparcamiento para autobuses y 10.000 para vehículos particulares, se reforzará el servicio ferroviario desde A Coruña y Vigo y se establecerán trenes especiales desde Ourense.

Desde las organizaciones empresariales se da por hecho que la rentabilidad en términos económicos de la presencia del Papa en Santiago será muy importante, mientras que el arzobispo subraya la "significación trascendental" que la vista tendrá en el sentido espiritual para los creyentes.