Público
Público

Santiago Sierra muerde la mano del premio

Manda una carta a Cultura rechazando el premio Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es una más de sus infinitas rebeldías. Santiago Sierra (Madrid, 1966) ha rechazado el Premio Nacional de Artes Plásticas y a los 30.000 euros del galardón apelando a su libertad como artista. En una carta dirigida a la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, que hoy se hizo pública en el blog contraindicaciones, pero que aun no ha llegado al Ministerio, agradeció a los miembros del jurado que se acordaran de él, pero que en su opinión 'los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo, a un empleado del mes'.

Sierra aseguró no querer ser visto como alguien al servicio de nadie. Pablo España, del colectivo Democracia, que ha estado con Sierra estos dos días, explica que su trabajo para el pabellón de España en la Bienal de Venecia de 2003, con una instalación en la que se exigía el documento de identidad español para entrar al recinto, donde no había nada, 'es un encargo no un premio'.

Así quiso Sierra desmarcase, una vez más, de la sumisión a la que, tal y como critica con sus trabajos, somete el sistema. Sin embargo, y como es habitual en la concesión de cada uno de los premios nacionales que concede Cultura, Ángeles González-Sinde, según fuentes del ministerio, le llamó para hacerle partícipe de su galardón y este se mostró 'encantador y agradecidísimo'. Sierra, que prefiere aparecer en los medios por sus montajes más que por sus palabras, viaja en estos momentos hacia Australia y según ha podido saber este periódico, la decisión de oponerse al galardón se tomó durante la noche del jueves.

'El estado [sic] no somos todos. El estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. No señores, No, Global Tour. ¡Salud y libertad!', remata en clara referencia a su trabajo más reciente, No, Global Tour, del que acaba de finalizar el rodaje de una película, en formato de road-movie. Desde hace un año un monumental 'NO' viaja en camión por América, Europa y Asia, parándose en los lugares más variopintos. El artista contra la sumisión ha conseguido que su No suene hoy más alto que hasta el momento. Ha conseguido su mejor pieza.

El artista ha reconocido en alguna ocasión que 'quienes busquen en los bolsillos del estado tendrán cada día menos futuro porque el estado mismo ya es privado'. En la propia carta incide en su distanciamiento con el Gobierno del Estado español: 'Este premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado. Un estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común sin importar qué partido ocupe el puesto. Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local'.

La directora general de Bellas Artes y Bienes Culturales, Ángeles Albert, se mostró sorprendida con la decisión de Sierra, ya que 'es la primera vez que un artista renuncia al premio, por lo que hay que estudiar los pasos a seguir 'jurídicamente'. Además, aseguró que es 'una pena que este reconocimiento a la trayectoria de un creador quede vacante habiendo tan buenos artistas'.