Público
Público

Santos dice que Colombia está construyendo la paz con la Ley de Víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, que él mismo firmó hoy, "está construyendo las condiciones para la paz", al confesar que sólo por su entrada en vigor le ha merecido la pena llegar a la Jefatura del Estado.

"Es tiempo de felicitarnos y de asumir que nos espera una larga caminata, esta ley no es un puerto de destino sino una grilla de partida, ahora viene el mayor esfuerzo", reconoció Santos tras rubricar esta legislación, considerada un hito histórico tras medio siglo de conflicto armado en Colombia.

"No sólo estamos hablando de paz, estamos construyendo las condiciones para la paz, y quienes no entiendan esto, y me refiero a los grupos armados ilegales, y quienes no sepan leer esto, habrán perdido para siempre el tren de la historia", agregó en presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el testigo de honor en la ceremonia.

"Es ahora cuando se pone a prueba la voluntad del Estado y de la sociedad colombiana para cumplirle a las víctimas", remarcó Santos al reconocer que de esta ley no se esperen resultados inmediatos.

Aún así, se mostró convencido de que el objetivo se va a lograr: "lo vamos a hacer, podemos hacerlo, no llegamos a esta cima para quedarnos sentados sobre ella, ni mucho menos para volver atrás, la escalamos para llevar al país a un mañana de reconciliación, de verdad y de justicia", aseveró, al expresar que la meta es la paz.

"Entendámoslo de una vez y ojalá lo entiendan aquellos que insisten en el lenguaje de las armas y el terror, nuestro país no está condenado a cien años de soledad y ni a cien años de violencia", dijo al mencionar la gran obra del premio Nobel de Literatura colombiano, Gabriel García Márquez.

Porque, insistió, la violencia ha cambiado para siempre a Colombia: "no seremos los mismos después de este dolor, después de tanta sangre, de tantas lágrimas de tanto sufrimiento".

Y continuó: "no será la misma Colombia la que se levante digna un día valiente pero con cicatrices, pero hermosa, después de la noche infame del terror".

Santos reconoció que su pueblo ha sufrido y llorado mucho, pero ahora tiene "el reto, la obligación, el anhelo de sacudirse las cenizas y continuar el viaje".

"Ahora más que nunca sentimos que esa hora se aproxima", agregó el presidente, quien expresó que "hoy es un día histórico" y "de esperanza nacional".

Dijo que no sólo Colombia sino también el mundo "ha sido testigo del propósito de un Estado que está dispuesto a pagar una deuda moral, una deuda largamente aplazada, una deuda con las víctimas de una violencia que va a terminar".

También que la presencia de Ban Ki-moon "confiere aún más validez y significado al paso histórico" que ha dado Colombia y por ello le agradeció "de corazón este gesto".

Tuvo palabras de agradecimiento a las agencias de Naciones Unidas en el país, de las que dijo su "papel ha sido fundamental no sólo en la discusión de la Ley, sino en el proceso de fomentar escenarios de conciliación" y para la comunidad internacional en general.

Pero particularmente reconoció a las asociaciones de víctimas, a las que garantizó "apoyo y protección" para que puedan seguir ejerciendo su labor, pero también confesó su deseo de que éstas un día dejen de existir.

Y en ese sentido, Santos recordó que el conflicto armado "no ha terminado"; por eso "es la oportunidad para que todos se vinculen a este magno proyecto de justicia trasnacional".

"Aquí estamos reunidos para decir ante el país y ante el más alto testigo de la comunidad internacional que valió la pena, valió la pena, para ustedes ser elegidos congresistas y para mi haber llegado a la Presidencia de la República.

Tras la firma presidencial, esta histórica ley colombiana, que espera indemnizar a cuatro millones de víctimas y devolver dos millones de hectáreas de tierras usurpadas, entrará en vigor.