Público
Público

Sanz pide "acierto" para reducir el paro y la "desaparición" del terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, ha deseado hoy el "acierto" en sus decisiones para reducir la "lacra" del desempleo y ha rogado por la desaparición "definitiva" del "fenómeno irracional de la violencia que tanto dolor causa", dos de los principales problemas de la sociedad navarra.

Así lo ha hecho público Sanz durante su intervención con motivo de la tradicional ofrenda ante Santa María la Real que anualmente y desde hace más de 60 años protagoniza en la Catedral de Pamplona el presidente del Gobierno de Navarra.

Allí ha apelado a la "protección" de Santa María La Real para que la sociedad navarra "prospere asentada en los criterios del trabajo, de la responsabilidad y del compromiso humano con los demás", y ha pedido ayuda para que Gobierno sepa regir Navarra "en base al esfuerzo, al deber, a la justicia y a la libertad".

"Ayudadnos a acertar en nuestras decisiones para reducir la lacra del desempleo que llena de angustia y desesperanza a quienes no pueden acceder a un puesto de trabajo", ha dicho un Sanz que también ha implorado para que desaparezca "definitivamente el fenómeno irracional de la violencia que tanto dolor causa".

La ceremonia ha sido oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, quien ha hecho votos por la paz y ha insistido en "condenar todo aquello que distorsiona la violencia", un fenómeno que "manifiesta la falta de dignidad de las personas".

Así, ha considerado que la "aberración profunda" que supone el terrorismo "tiene una sola vía de salida: deponer todo para conseguir la paz", una cadencia que pasa primero por "dejar las armas y después usar la razón", ha dicho el arzobispo.

También ha hilado su discurso contra el terrorismo en el contexto del aniversario ayer de los atentados de Nueva York contra las torres gemelas, y ha dicho que "si la religión es auténtica, nunca impone y siempre propone".

Asimismo, Pérez ha recordado que tras más de una década en la presidencia del Gobierno foral éste era el último acto de la ofrenda anual a la Virgen que protagonizaba Sanz, quien no se presentará a la reelección, por lo que ha valorado su "servicio a Navarra" y le ha agradecido la "defensa noble de la vida y de la paz" que, a juicio del arzobispo, ha practicado Sanz durante estas últimas legislaturas.