Público
Público

Sanz y Herrera abren un nuevo foco de tensión a Rajoy

La Rioja y Castilla y León no descartan presentar un recurso ante el Constitucional contra el blindaje del Concierto vasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Mariano Rajoy le amenaza un nuevo follón interno. Los presidentes autonómicos de Castilla y León y La Rioja, Juan Vicente Herrera y Pedro Sanz, estudian todas las consecuencias de recurrir el blindaje del Concierto Económico vasco ante el Tribunal Constitucional (TC) y no descartan hacerlo. El blindaje garantiza que las normas tributarias vascas sólo puedan ser recurridas en el Constitucional y no en los tribunales ordinarios.

El jefe de la oposición prometió al PP del País Vasco que su partido no llevaría la leyante el Alto Tribunal, como hizo con el Estatut. Pero está pendiente de sus dos barones, que darán el paso si se dañan los intereses de sus territorios.

En Castilla y León, algunos dirigentes del PP dicen que 'la intención es presentar un recurso para defender la economía y las empresas castellanoleonesas'. Pero fuentes de la Junta prefieren no adelantar acontecimientos y afirman que se tomará una decisión cuando se cumpla el trámite parlamentario.

En La Rioja se pronuncian en la misma línea. Sanz señaló ayer que La Rioja está 'por encima del proyecto político del PP', pero no quiso desvelar sus planes. Dijo que iba a aguardar hasta febrero para tomar las 'determinaciones' necesarias. 'Todavía no se ha aprobado la Ley, puesto que debe cumplir un paso muy importante en el Senado', señaló mientras declinaba pronunciarse sobre el recurso.

El presidente riojano trató de que su mensaje no sonara a una declaración de guerra con su partido. Y, por eso, desvió rápidamente el tiro hacia el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Sanz dijo que no descartaba que se produjera un 'cambio de actitud' del jefe del Ejecutivo socialista en la Cámara Alta.

Esperarán a que se cumpla el trámite parlamentario para anunciar su decisión

'Tengo la confianza de que una vez de que el PNV haya depositado los votos para aprobar los Presupuestos, el presidente de España tenga la actitud lógica de poder modificar la proposición de Ley', añadió.

Además, pidió al ex presidente del Gobierno regional y senador José Ignacio Pérez que hiciera gestiones ante su Grupo, el PSOE, para que reconduzca el asunto.

Desde el Gobierno de La Rioja se piensa que aún no es tarde y que Zapatero recapacitará, tal y como hizo en 2006, cuando este tema también se debatió. 'Queda tiempo para dar la batalla', dicen los colaboradores de Sanz. El PP riojano, sin embargo, no duda de que, si el proceso llega a su término, habrá que reaccionar.

Llegados a ese extremo, la postura de Sanz es de sobra conocida. Ayer, atacó a los diputados socialistas de su comunidad porque por mandato del presidente del Gobierno habían firmado 'una traición a La Rioja'. Y ya hace tres años le resumió por carta a Zapatero lo que pensaba del blindaje. En esta misiva recalcaba que cualquier variación en el Concierto era 'una manera de privilegiar a unas comunidades sobre otras' y que su blindaje 'reduciría los motivos de impugnación' y, por tanto, supondría 'una indefensión' para su tierra.

En la sociedad riojana consideran que se trata de 'una amenaza' y 'una tropelía' y así se lo volvieron a trasladar al jefe del Ejecutivo socialista el pasado martes. Ese día el consejero de presidencia de La Rioja, Emilio del Río, entregó en La Moncloa, 'doscientas adhesiones' que su Gobierno había recabado 'de diferentes colectivos riojanos en contra del blindaje'.

A partir del momento en que el blindaje del concierto vasco salga en firme de las Cámaras, los dos presidentes autonómicos del PP contarán con tres meses para poder recurrirlo. Ese es el tiempo que tendrá Rajoy para convencerles de que no lo hagan, a menos que quiera que su partido caiga en nuevas contradicciones.

El líder de la oposición va a tener que hacer juegos malabares. El PP ha presentado más de 20 recursos de inconstitucionalidad en los últimos seis años, pero ahora nopuede hacerlo para que no crezca la tensión con el País Vasco, donde su formación contribuye al Gobierno de Patxi López. A cambio, se va a dar de bruces con un problema en los dos territorios del PP.

Pero, por el momento, Rajoy ha logrado que el pasado jueves los tres diputados del PP vasco (Alfonso Alonso, Ignacio Astarloa y José Eugenio Azpiroz) votaran en contra del blindaje. Ellos abogaban por la abstención. Más teniendo en cuenta que el partido de Antonio Basagoiti había apoyado en la Cámara de Vitoria. Ahora temen que sus compañeros recurran y rompan con ello su discurso en el País Vasco.