Público
Público

Saramago resucita con "El viaje del elefante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Teresa Larraz

Tras haberse recuperado de una enfermedad que hizo temer por su vida, el escritor portugués Jose Saramago vuelve con un libro, en este caso una novela: "El viaje del elefante".

A sus 86 años y dos años después de publicar sus "Pequeñas memorias", Saramago publica lo que él prefiere llamar un cuento basado en un hecho histórico pero en el que hay un 95 por ciento de invención y un cinco por ciento de realidad.

"Es el libro en el que la capacidad inventiva del autor está más clara", dijo el martes el escritor en la presentación de la obra en la Casa de América, en Madrid.

"Es un libro de imaginación constante, para mantener despierta la atención del lector con algo que históricamente sería insuficiente, tienes que inventar algo", agregó.

Salomón es un elefante que a mediados del siglo XVI el rey Juan III de Portugal regaló a su primo, el archiduque Maximiliano de Austria y que tuvo que recorrer la distancia entre Lisboa y Viena. Hasta ahí la historia.

A partir de ahí, Saramago compone una obra que puede tomarse como una metáfora de la vida humana, como él mismo explicó, pero en el que "el instrumento de comunicación más directo con el lector es el humor".

A la muerte del elefante, le cortaron las patas delanteras para hacer con ellas unos paragüeros que expusieron en un palacio de la capital austriaca. "Sin ese final, yo no habría tenido nada para escribir el libro", dijo el Premio Nobel.

"¿Por qué hacer esa humillación?", se preguntó. "Lo que da el significado último a la vida es lo que pasa después de la muerte".

ENFERMEDAD

"El viaje del elefante" se escribió en dos etapas. La primera, de febrero a junio de 2007. "No tuve más remedio que parar, el cuerpo (...) estaba malo", dijo.

A final de año tuvo una crisis muy fuerte que le llevó a que le ingresaran en una clínica de la isla canaria de Lanzarote, donde vive desde hace años con su mujer y traductora, Pilar del Río, y el escritor contó que dudaron si admitirle.

"Si Saramago se moría en su hospital... Que se vaya a morir a otra parte. Pero me aceptaron y me salvaron la vida", dijo.

El libro se terminó entre febrero y agosto de este año, y esa "experiencia tan dura", en la que perdió 17 kilos, dejó un poso en la obra.

"En esta enfermedad ha habido algo como un temblor de tierra que ha traído a la superficie sedimentos lingüísticos antiguos. Ha sorprendido al autor mismo, de dónde ha venido esta expresión, esta palabra que no usaba desde hace años", dijo.

Saramago, siempre atento a la actualidad, tuvo unas palabras para la crisis financiera mundial, recordando un artículo suyo reciente titulado "Crimen financiero contra la humanidad".

"Están cortando el cuello a la gente, se están quedando sin trabajo. Es un crimen contra la humanidad y deben ser llevados a juicio. Los responsables son conocidos", denunció.

El prolífico autor de "El evangelio según Jesucristo", "Ensayo sobre la ceguera" o "La caverna" está preparando ya su próxima novela.