Público
Público

Sarkozy carga contra Reding y dice que seguirá desmantelando campamentos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha cargado hoy con dureza contra las palabras utilizadas por la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, para referirse a las expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros y ha anunciado que Francia continuará desmantelando "todos los campamentos ilegales" del país.

En una rueda de prensa al término del Consejo Europeo celebrado en Bruselas, Sarkozy ha asegurado que todos los líderes comunitarios han rechazado los términos usados por Reding y han censurado la comparación que la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) hizo con la situación vivida en la Segunda Guerra Mundial.

"No nos hablamos así entre socios europeos", ha subrayado Sarkozy sobre las declaraciones de la comisaria, que ha calificado de "inaceptables".

Según ha asegurado, las palabras resultaron "muy hirientes" y su "deber como jefe de Estado" era "defender a Francia".

El presidente galo ha desmentido, sin embargo, haber mantenido un enfrentamiento verbal al respecto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tal y como aseguraron el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov, y diversas fuentes.

"Si alguien ha mantenido la calma ese he sido yo", ha afirmado Sarkozy a los periodistas, subrayando además que Barroso se ha desmarcado de las "dolorosas" referencias históricas empleadas por Reding y que ésta ha pedido disculpas.

El presidente francés ha defendido con vehemencia la legalidad de su política de expulsiones de gitanos procedentes de Rumanía y, en menor medida, de Bulgaria y ha dejado claro que piensa continuar con ella, pese a las críticas.

"Queremos el desmantelamiento de todos los campamentos ilegales, sean quienes sean los que están en ellos", ha explicado Sarkozy, quien ha insistido en que rechaza "la instalación a las puertas de nuestras ciudades" de este tipo de asentamientos "degradantes tanto para quienes viven en ellos como para los vecinos".

En su opinión, los campamentos "no son dignos ni de la República ni del ideal europeo".

Sarkozy ha recalcado que sólo una minoría de las personas afectadas por el desmantelamiento de poblados en Francia son gitanas procedentes de otros países europeos.

Como muestra, ha explicado que Francia evacuó 500 campamentos "ilícitos" durante el mes de agosto y que de los miles de personas implicadas entre dos tercios y tres cuartos tenían la nacionalidad francesa y continúan, por tanto, en territorio galo.

Sarkozy ha querido dejar claro también que todas las operaciones han sido supervisadas por la Justicia y que se han llevado a cabo respetando las normas europeas y sin apuntar a ningún grupo étnico o social.

Respecto a la circular del Ministerio del Interior que mencionaba como prioridad el desmantelamiento de los campamentos de gitanos y que terminó por desencadenar la reacción de Bruselas, Sarkozy ha dicho que fue reemplazada en cuanto él la conoció.

El presidente francés ha cerrado la rueda de prensa haciendo un llamamiento "a la calma" y al "sentido común" y ha considerado que, de no haber sido por las palabras "ultrajantes" de Reding, todo el caso se habría mantenido en la normalidad, pues las posturas son similares en toda Europa.

En este sentido, ha explicado que el Consejo Europeo ha pedido a Bruselas que haga propuestas para abordar la situación de los gitanos a escala comunitaria y ha opinado que "Europa no puede cerrar los ojos" ante las imágenes de pobreza e insalubridad de muchos asentamientos "ilegales".