Público
Público

Sarkozy carga sobre ricos y empresas su nuevo ajuste

Francia aprueba hoy un plan para reducir el déficit hasta 16.000 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los franceses asistirán hoy a un giro de 180º en el mandato de Nicolas Sarkozy. Para intentar calmar a los mercados financieros y conservar la nota triple A, el Gobierno conservador prepara un nuevo paquete de reducción del déficit que, en lugar de hacerse vía ajuste, se va a hacer renegando de lo que fuera la espina dorsal de la Sarkonomics. Además, coincidirá con un llamamiento de un grupo de multimillonarios que ahora firman un manifiesto declarándose partidarios de pagar más impuestos (ver información adjunta).

El anuncio será efectuado hoy por el primer ministro, François Fillon, tras los últimos arbitrajes con los ministros del área económica, François Baroin y Valérie Pécresse, y tras el Consejo de Ministros presidido por Sarkozy. El 'nuevo plan de ahorro del presupuesto' quiere reducir entre 10.000 y 16.000 millones de déficit en dos años.

El Gobierno galo recuperará los impuestos a las horas extra

Otros países, entre ellos España, han decidido ajustar recortando el gasto público. Pero esto es Francia, un país que entra en campaña para las presidenciales y legislativas de 2012, y en el que desde 2009, los asalariados han salido por millones a la calle. Así que Sarkozy ha encontrado otra fórmula: renegar por completo de la llamada Ley TEPA (trabajo, empleo y poder adquisitivo) aprobada por vía de urgencia en 2007, pocas semanas después de su elección. De esa ley, que quería provocar una revolución ultraliberal en la regulada economía francesa, ya se suprimió buena parte del escudo fiscal a las rentas altas (que impone un tope del 50% de ingresos en impuestos y la reducción de Sucesiones).

Ahora será anulada la desfiscalización de las horas extraordinarias, que cuesta 3.000 millones al año a la Seguridad Social y 1.500 millones más al Fisco y provoca, según cálculos del Partido Socialista, que 60.000 parados por año no encuentren contrato porque los empresarios, si aumenta la actividad, prefieren apañarse con horas extraordinarias desfiscalizadas.

Sarkozy ha sido acusado de intentar una revolución thatcheriana y reaganiana en Francia, especialmente por su escudo fiscal que llevó al Fisco a devolver unos 700 millones por año a los ultrarricos y favorecer a las multinacionales haciendo que la petrolera Total no pague Impuesto de Sociedades en Francia.

Sin noticias de avances en la tasa internacional a la banca

Ahora, ha escogido el buen momento electoral para el giro. Puede ir a más. Según los sindicalistas que se han reunido con miembros del Gobierno, el plan de urgencia de Fillon para añadir otros 3.000 millones este mismo año, y 13.000 el próximo, podría incluir un nuevo impuesto a los ultrarricos o una ampliación de la base imponible del impuesto de sociedades, incluyendo gastos (como bonus) hoy desgravados.

En ese contexto, ayer se produjo en París la reunión entre el ministro de Economía francés, François Baroin, y el alemán, Wolfang Schauble, para poner en marcha los preacuerdos de Sarkozy con Angela Merkel. Entre ellos figura la celebérrima y supuestamente respaldada tasa a las transacciones financieras internacionales, sobre la que sigue sin haber acuerdo en cuanto a la base imponible, si se hará sólo en la zona euro o en la UE a 27 y si afectará a cada operación. Ninguna filtración ó comunicado salió de la reunión, lo que podría ser interpretado como una ausencia de avances sobre las divergencias, como es el destino del dinero que se recaude.