Público
Público

Sarkozy devuelve dinero del fisco a los millonarios

Las mayores fortunas francesas recibieron el año pasado un total de 423 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Estado francés no sólo debe y tiene que pagar a los mercados internacionales por su deuda pública del 80% de su Producto Interior Bruto (PIB). La Administración tributaria también adeuda dinero a los ultrarricos del país, según los datos publicados esta semana por el propio Gobierno.

El 'escudo fiscal' permite reintegrar a los ricos impuestos pagados

Los 1.169 contribuyentes con mayores fortunas de Francia recibieron el año pasado cheques de reembolso firmados por el Tesoro galo por un total de 423 millones de euros, en concepto del llamado escudo fiscal.

Se trata de la controvertida medida del presidente galo, Nicolas Sarkozy, que estima que esos multimillonarios merecen que el Estado les devuelva dinero.

El escudo fiscal, una de las medidas más controvertidas de Francia, aprobado en el ya de por sí polémico paquete fiscal del verano de 2007, costó en total al Estado el año pasado la friolera de 678,99 millones de euros, en reembolsos efectuados a un total de 18.764 contribuyentes de rentas altas.

Un total de 1.169 grandes fortunas se llevan, de media, 362.126 euros

Lo interesante de ese dato, transmitido por el Gobierno a las comisiones de Finanzas de las dos cámaras parlamentarias, es el reparto interno y las curvas de progresión de esa medida.

En 2008, el Estado había tenido que devolver sólo 563 millones de euros a unos 15.500 beneficiarios en virtud de ese dispositivo que, por decisión de Sarkozy, hace que la Administración devuelva a los franceses con mayor patrimonio todo lo que hayan podido pagar en impuestos directos por encima del 50% de sus ingresos.

El Gobierno calificó de 'conforme a sus previsiones' la cifra. Pero no precisó si también era 'conforme a sus previsiones' la chocante distribución interna de las cifras.

Los 9.789 contribuyentes beneficiarios menos ricos (dentro de los ricos) se repartieron cheques de devolución por valor de 559 euros cada uno en promedio, mientras que los 1.169 beneficiarios más ricos se llevaron, de media, 362.126 euros.

El coste del conjunto del denominado paquete fiscal (exoneraciones en impuestos a la herencia, por inversiones en ciertas pymes, por empleos, por horas suplementarias, etc.) se estima en unos 15.000 millones de euros anuales, según la oposición.

Actualmente, el Gobierno está cerrando su proyecto de presupuestos generales para el año 2011. Para mantener el objetivo de bajar al 6% el déficit, necesita aumentar la presión fiscal en 10.000 millones de euros. El Ejecutivo lo está haciendo por la vía de suprimir ciertas exoneraciones fiscales, los llamados nichos, de los que actualmente gozan las clases medias y bajas en función de sus diferentes oficios y condiciones de vida.