Público
Público

Sarkozy rinde "homenaje" a la valentía de Zapatero

El presidente galo envía una carta al jefe del Ejecutivo el mismo día de la visita de Merkel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente francés, Nicolas Sarkozy escogió la jornada de ayer, día de la vista de la canciller Angela Merkel a Madrid, para elogiar la 'valentía' de los recortes emprendidos por José Luis Rodríguez Zapatero, un elogio que repetía el presidente galo por segunda vez consecutiva en menos de dos semanas.

En una carta que el Elíseo hizo pública tanto en París, vía su servicio de comunicación, como en Madrid, a través de la embajada, Sarkozy se dirige a su 'estimado José Luis' para saludar 'las fuertes decisiones que se han tomado bajo su autoridad en los últimos días, incluyendo la restructuración del sector bancario y la reforma del sistema de pensiones'. Sarkozy califica esas medidas de 'decisiones valientes', y afirma que rinde 'homenaje a la valentía y a la determinación que muestran usted y su Gobierno', subrayando que 'puede contar con el apoyo total de Francia'.

Se trata de la segunda ocasión en que el presidente francés desborda de epítetos para con su 'estimado José Luis', tras la visita relámpago de este a París el 21 de enero pasado. Más allá esos parabienes, la carta más bien inhabitual dirigida por un presidente de un país de la UE, Sarkozy, a un colega, Zapatero, en el momento en que este hace de anfitrión de un tercer jefe de ejecutivo, Merkel, tiene su metamensaje.

Sarkozy, al hablar de pensiones y sistema financiero, toca los dos puntos clave del programa con el que Merkel intenta pilotar la salida de crisis de la UE: la exigencia de estabilidad financiera al servicio del euro y la exigencia de incrementos de competitividad a la alemana; esto es, eficacia de los países como maquinaria exportadora sin importar su coste social. De cara a la cumbre de la UE, el presidente galo tiene sus propias tiranteces con la canciller, en particular en materia de convergencia de edades de jubilación. Necesita mantener a Zapatero amarrado a su exigencia de una mayor gobernanza económica centralizada de la UE frente a una Merkel que no la quiere.