Público
Público

Sarkozy y Merkel, "convencidos" de que Grecia seguirá en el euro

Papandreu mantiene una videoconferencia con la canciller alemana y el presidente francés y reafirma su compromiso con los ajustes necesarios para sanear la economía griega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han mostrado este miércoles al primer ministro griego, Yorgos Papandreu, su apoyo y su seguridad de que Grecia seguirá en el euro.

La conversación, que se antojaba crucial para el futuro del país heleno y de la Eurozona, ha servido para poner de manifiesto el apoyo de Alemania y Francia para intentar que Grecia no caiga en la quiebra.

Tras la videoconferencia a tres bandas, Sarkozy y Merkel han afirmado que están 'convencidos' de que el futuro de Grecia está en la zona euro.

Según un comunicado del Elíseo, ambos mandatarios han subrayado en la reunión la necesidad de que, 'más que nunca', se apliquen las decisiones adoptadas el pasado 21 de julio por los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro para garantizar la estabilidad de la región monetaria.

Además, han trasladado al primer ministro griego la importancia de que se cumplan de forma 'estricta y efectiva' las medidas del programa de ajuste de la economía de Grecia apoyado por los países de la zona euro y por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Francia indica que el cumplimiento de las medidas es indispensable para más ayudas

El cumplimiento de las medidas de ajuste, señala el comunicado de la Presidencia francesa, es condición para el desembolso de futuras líneas de préstamo al país.

'La puesta en práctica de los compromisos del programa es indispensable para que la economía griega pueda recuperar la vía de un crecimiento durable y equilibrado. El éxito del plan de ajuste griego aportará estabilidad a la zona euro', afirma.

Por su parte, Papandreu ha reafirmado su compromiso con los ajustes necesarios para sanear la economía griega, que está al borde de la quiebra, algo que mucha gente da por seguro, y cuyas opiniones se han visto más confirmadas con el anuncio de la semana pasada del primer ministro griego de un nuevo impuesto inmobiliario para tratar de conseguir 2.000 millones más.

Esto se suma al anuncio hecho este lunes por Atenas de que únicamente tiene dinero para pagar sueldos y pensiones hasta el mes de octubre, por lo que la urgencia de la ayuda es máxima.

Papandréu se reunió hoy con su Gobierno para revisar el cumplimiento del programa de ajustes

Papandreu celebró en Atenas hoy una reunión extraordinaria con la participación de 10 ministros para revisar el cumplimiento del programa de ajustes comprometido con la Unión Europea (UE) el pasado 21 de julio, cuando se aprobó el segundo plan de ayuda para el país.

Ese acuerdo, que debe de ser aprobado por los parlamentos nacionales de la zona del euro, contempla un nuevo paquete de rescate de 160.000 millones para Grecia, con la participación del Fondo Monetario Internacional y de la banca privada.

A cambio, el jefe de Gobierno heleno reiterará a sus homólogos que cumplirá en su totalidad el programa de recortes de gastos, privatizaciones y de reformas con el que espera obtener 78.000 millones de euros hasta 2015. Para ello, en los últimos días, Grecia anunció la inmediata reducción de los funcionarios públicos en un 10% en 150 empresas semiestatales, con una medida que afectara a 20.000 funcionarios.

Por otro lado, se encuentra en marcha en Nueva York una reunión del consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que trata sobre la crisis griega y las medidas que el Gobierno griego se ha comprometido a aplicar, según informó en Atenas el canal estatal NET.

De esa reunión depende que se de vía libre para que se libere el sexto tramo de 8.000 millones de euros del rescate de parte del FMI y de la zona el euro otorgado a Grecia el año pasado.

El tramo es esencial para que Grecia pueda pagar sueldos y pensiones en octubre, han declarado las autoridades griegas.