Público
Público

Sarkozy y Merkel piden ya la regulación europea

Bruselas les recrimina su descoordinación normativa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy engrasaron ayer el motor francoalemán, que tradicionalmente fragua los grandes acuerdos de la Unión Europea, pidiendo a Bruselas que se dé prisa y no demore más la regulación de los mercados financieros. En una carta dirigida a José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión, Merkel y Sarkozy piden que 'acelere e intensifique su trabajo' para 'no dejar ningún mercado, ningún producto, ningún operador o territorio fuera del alcance de la regulación y la supervisión'.

Sarkozy y Merkel se centran sobre todo en los credit default swaps (CDS), los seguros contra la capacidad de un Estado para hacer frente a las deudas, y las ventas a corto, es decir, las operaciones de inversores que, sin poseer acciones o bonos de deuda pública, apuestan en contra de su solidez y a la baja.

Ante la falta de normas claras, Alemania decidió el mes pasado y sin consultar con sus socios europeos prohibir las ventas a corto, algo que Bruselas ha utilizado en su defensa ante las presiones.

'Hemos visto recientemente posiciones distintas de los Estados miembros', aseguró ayer una portavoz del Ejecutivo comunitario, en referencia precisamente a Alemania y Francia, que entonces chocaron por el anuncio de Merkel. 'Necesitamos un enfoque europeo coherente', aseguró la portavoz, sugiriendo que es la falta de unidad de los Gobiernos europeos, que son finalmente quienes deciden, la que pone palos en la rueda.

Bruselas no anunció la presentación inminente de sus propuestas sobre CDS y ventas a corto, pero prometió hacerlo 'durante el verano'.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, declaró ayer tras su encuentro con el primer ministro polaco, Donald Tusk, que las reformas contra futuras crisis financieras deben ser adoptadas por la Unión Europea en su totalidad y no exclusivamente por los 16 países que integran la zona del euro. Polonia se ha mostrado preocupada por que la eurozona pueda convertirse en un club exclusivo.