Público
Público

La Scala se rinde a Plácido Domingo en conmemoración de su debut hace 40 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Intensos y calurosos aplausos de 20 veinte minutos de duración con un público en pie han demostrado hoy al tenor español Plácido Domingo el fervor y el amor que los italianos le profesan tras el concierto que conmemoraba sus 40 años de debut en la Scala de Milán.

Plácido Domingo festejó hoy con un concierto de gala los 40 años de su debut en la Scala de Milán y eligió para la ocasión cantar la parte de Siegmund en el primer acto completo de "La Valquiria" de Richard Wagner (1813-1883).

El tenor y director de orquesta (Madrid 1941), debutó en Europa en la Scala de Milán con "Ernani" de Giuseppe Verdi en 1969 con un éxito clamoroso, que ha repetido hoy en la misma sala con un bellísimo timbre de voz y centro espectacular a sus 68 años de edad y con los "bravos" de un público entregado.

Domingo cantó hoy en compañía de ases wagnerianos como el director de orquesta israelo-argentino Daniel Barenboim, de la soprano sueca Nina Stemme en el papel de Sieglinde y del barítono coreano Kwanchul Youn en el de Hunding.

"No es habitual una antología de arias, pero es una gran pieza de teatro, aunque sea en forma de concierto", aseguraban los críticos.

"La Valquiria" (Die Walküre), que fue estrenada en Münich en 1870, es la segunda de las cuatro óperas o tetralogía del ciclo "El anillo de los Nibelungos" (Der Ring des Nibelungen) de Richard Wagner y que se representa incluso separada del ciclo completo como en este caso en el que se ha interpretado sólo el primer acto.

En la obra, basada en las leyendas medievales del Edda y del Nibelungenenlied, Siegmund se refugia en choza del guerrero Hunding y en ausencia de éste, se encuentra con la esposa insatisfecha, Sieglinde, que le da cobijo y tras varias vicisitudes, comentan sus respectivas historias, estalla el amor y huyen una vez que Siegmund logra arrancar una espada mágica, "Nothung", ensartada en un árbol.

Siegmund y Sieglinde descubren además que eran hermanos, un incesto y adulterio en el siglo XIX: "Esposa y hermana, perteneceréis a vuestro hermano, para que así aumentéis la casta de Volsung", grita Siegmund al final del acto lo que muestra a un Wagner más que transgresor para su época.

Plácido Domingo interpretó a un Siegmund a la italiana, más cálido y poético y menos tenebrista y fornido que el alemán, mientras que la actuación de Nina Stemme y Youn resultó "impecable", según los críticos.

La orquesta, contenida, envolvió a los intérpretes y ellos modularon la intensidad de sus voces con la de los instrumentos.

Tras la ejecución del concierto y la entrega del público, Domingo comentó emocionado a los periodistas: "Ha sido una gran experiencia humana. Cantar en la Scala tiene siempre algo de más. Con un público que da tanto y al que yo creo que también he dado tanto..."

La Scala de Milán abrió su temporada el pasado día 7 con una "Carmen" contemporánea y con toques surrealistas, dirigida por la siciliana Emma Dante y también bajo la batuta del argentino-israelí Daniel Barenboim.