Público
Público

Schweinsteiger da una victoria agónica al Bayern en el inicio de la Bundesliga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centrocampista Bastian Schweinsteiger le dio una victoria agónica al Bayern al marcar en el último instante el 2-1 ante el Wolfsburgo, en el partido que abrió la Bundesliga.

Un protagonista secundario del partido fue el argentino Martín Demichelis que pidió ser excluido de la convocatoria al saber que no iba a ser titular. Para muchos, ese el primer paso para que Demichelis deje el club bávaro donde, de momento, sólo juega un plan secundario en los planes del entrenador holandés Louis Van Gaal.

Pese a lo agónico de la victoria del Bayern, esta responde claramente a lo que se vio en el campo, en donde el equipo de Louis Van Gaal fue claro dominador desde el comienzo aunque con algunos problemas para definir.

El Bayern empezó el partido practicando la filosofía que lo caracterizó en la temporada pasada, manteniendo la pelota en la propias filas y haciéndola circular incansablemente buscando agujeros en la defensa del Wolfsburgo.

El gol para el Bayern llegó pronto -en el minuto 9- y se originó en una jugada de pared entre Toni Kroos y Thomas Müller. Müller, al final de la jugada, volvió a mostrar la efectividad de la temporada anterior y del Mundial de Sudáfrica y definió desde diez metros con un remate de zurda al segundo poste.

La ventaja temprana para el Bayern traducía en el marcador lo que estaba viendo en el campo. Pasados los primeros quince minutos del partido, el Bayern tenía 75 por ciento de posesión de pelota y el Wolfsburgo estaba la mayor parte del tiempo metido en su propio terreno con todos sus jugadores.

El Bayern, sin embargo, no pudo aprovechar esa fase de claro dominio para sentenciar el partido y, al comienzo de la segunda parte, el Wolfsburgo logró sacudirse y el partido se hizo más parejo, con ocasiones frecuentes para los dos equipos.

Los visitantes lograron el empate en el minuto 55, con un cabezazo del bosnio Edin Dzeko tras un saque de esquina.

El Bayern seguía teniendo la pelota pero el Wolfsburgo se había hecho más incisivo y el partido parecía bastante abierto.

En los quince minutos finales, sin embargo, el Bayern apretó y al final terminó aprovechando una de las muchas ocasiones que generó por intermedio de Schweinsteiger.

El problema del Bayern, que tuvo que prescindir por lesión del croata Ivica Olic y del holandés Arjen Robben, estuvo hoy en la definición y es ahí donde tendrá que ir afinando las cosas a lo largo de la temporada.

No obstante, al arranque con victoria disipa los temores de Louis Van Gaal que temía que sus mundialistas terminaran pagando tributo a la campaña que realizaron en Sudáfrica.