Público
Público

Seat cambia de presidente en pleno proceso de asignación del nuevo Audi Q3

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La dirección de Volkswagen (VW) ha decidido sustituir al actual presidente de Seat, Erich Schmitt, en pleno proceso de asignación del nuevo Audi Q3, a cuya fabricación opta la planta de la filial española Seat en Martorell (Barcelona).

Schmitt, ingeniero alemán de 62 años, será relevado a partir del próximo 1 de septiembre por James Muir, ex consejero delegado de Mazda Motor-Europe.

El inesperado anuncio de Volkswagen se produce tan sólo un día después de que la multinacional alemana decidiera, en una reunión en Barcelona, aplazar la posible adjudicación de este modelo a Martorell, alegando el desacuerdo sindical existente en Seat respecto a la necesidad de aplicar la congelación salarial.

La dirección de Seat ha asegurado hoy al comité de empresa que la decisión de sustituir a Schmitt, quien en los últimos años ha padecido diversos problemas de salud, estaba tomada desde hace tiempo y nada tiene que ver con la determinación de qué planta del grupo producirá el Q3, según han indicado a Efe fuentes sindicales.

El anuncio, no obstante, ha generado sorpresa y "cierta incertidumbre" entre la plantilla de Seat, que teme que la factoría catalana quede en una posición "de debilidad" frente a las otras del grupo que optan a producir el futuro modelo de Audi, como la de Bratislava (Eslovaquia) o la de Gyor (Hungría).

Schmitt, que asumió la presidencia de la automovilística a finales de 2006, en sustitución del también alemán Andreas Schleef, ha logrado en estos dos años y medio "notables avances en producción y fabricación" en Seat, tal y como ha destacado Volkswagen en un comunicado.

Seat ha logrado bajo su mandato la fabricación de la primera berlina de la marca, el Exeo, que se acaba de empezar a comercializar, y se ha situado entre las plantas más competitivas del grupo alemán de cara a asumir la producción del Q3.

Schmitt continuará estando al frente de Seat durante los próximos seis meses, de manera que aún tendrá que defender ante VW la idoneidad de la planta catalana para producir el Q3.

Por el momento, según la multinacional, el único inconveniente que existe para ensamblar aquí el vehículo es la inexistencia de un acuerdo sindical respecto a la aplicación de una congelación salarial que permita reducir los costes laborales.

Sólo UGT se ha avenido a congelar un año los salarios, mientras que CCOO y CGT rechazan la medida.

Schmitt, que a partir del 1 de septiembre asumirá nuevas responsabilidades en Volkswagen, será sustituido en Seat por el británico de 50 años James Muir, ex consejero delegado de Mazda Motor-Europe.

Muir, que estudió Marketing internacional europeo y es un reconocido conocedor de la industria automovilística, comenzó su carrera en el área de planificación de Ford UK (Reino Unido), donde desempeñó funciones de responsabilidad entre 1994 y mediados de 2001, finalmente como director de los Servicios de mercadotecnia.

Fuentes sindicales han indicado a Efe que Muir, gran experto en ventas, que "es lo que necesita Seat", puede aportar a la compañía "una política comercial diferente" y necesaria en el contexto de crisis actual.