Público
Público

Sebastián pide al PP que "no llore" por la españolidad de Endesa

El ministro de Industria afirma que, hace sólo unos meses, los conservadores decían que "mejor alemana que catalana"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha pedido al PP coherencia en torno a Endesa porque 'no pueden llorar hoy por la pérdida de españolidad de una compañía de la que hace unos meses decían: 'mejor alemana que catalana''.

El ministro ha respondido así en el Pleno del Congreso al diputado conservador Álvaro Nadal, quien acusó al Gobierno de 'vender' Endesa a la italiana Enel, que controlará el 92% de la eléctrica tras comprar el 25 por ciento que mantenía Acciona.

Sebastián ha asegurado que el Ejecutivo no ha vendido Endesa -por la que también pelearon Gas Natural y la alemana E.ON- porque 'para vender algo hay que tenerlo' y ha recordado que no tiene ninguna participación en la compañía porque el PP la privatizó.

Nadal ha calificado de 'trágico' el final de la pugna por Endesa, una historia que, ha asegurado, comenzó en el despacho de Sebastián en diciembre de 2006, cuando recibió a la dirección de Enel, y que no ha beneficiado ni a los usuarios ni a los accionistas minoritarios.

El ministro ha asegurado que en esas fechas -cuando era el candidato socialista a la alcaldía de Madrid- no ocupaba 'ningún despacho oficial'.

El actual Ejecutivo -ha añadido- trabaja para garantizar un entorno energético 'seguro, competitivo y bueno para todos los ciudadanos' y ha apuntado que a las operaciones empresariales 'se dedican otros y otras'.

Nadal ha insistido en pedir responsabilidades políticas por el 'desastroso' desenlace en Endesa que, ha asegurado, también ha dañado la soberanía nacional porque ahora, para hacer política energética, hay que entenderse con otros estados, dada la participación pública en Enel, de la que ha recordado su débil posición financiera.

Sebastián será recordado -ha afirmado el diputado conservador- como 'el hombre que se cargó Endesa y se la entregó a los italianos', mientras que el ministro ha insistido en que su Gobierno no pudo evitar la entrada de Enel por respeto a las reglas del mercado europeo.