Público
Público

El secretario general de la ONU visita una Gaza devastada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi y Louis Charbonneau

Enfrentándose a las escenas lúgubres de destrucción, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, visitó el martes la Franja de Gaza mientras Israel planeaba retirar sus tropas antes de la toma de posesión de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.

Ban, en una gira por Oriente Próximo, ha sido el líder internacional de más rango en visitar el territorio desde que los altos el fuego declarados por separado por Israel y Hamás pusieran fin a la ofensiva israelí de 22 días y a los ataques palestinos transfronterizos con cohetes.

"El secretario general estaba deseando expresar su solidaridad con el pueblo de Gaza que ha sufrido tanto durante las últimas semanas, y con el personal de la ONU que ha continuado suministrando ayuda heroicamente a pesar de las dificultades", dijo Ahmad Fawzi, un portavoz de Ban.

Fuentes políticas israelíes dijeron que todas las tropas estarían fuera antes de que Obama jure el cargo a las 17:00 GMT. Según los analistas, la retirada es un esfuerzo para evitar tensiones con el nuevo presidente estadounidense.

Entre una multitud que ondeaba banderas de Hamás, Ban se dirigió en un convoy hacia el complejo de la Agencia de Ayuda y Trabajo de la ONU en la Ciudad de Gaza.

El jueves pasado, Israel atacó las instalaciones de la UNRWA, un incidente que en ese momento Ban describió como "una atrocidad". Israel se disculpó pero dijo que fue provocado por el fuego disparado desde el complejo.

Muchos palestinos volvieron a las ruinas que solían ser sus casas en los barrios de ciudad de Gaza más golpeados durante los enfrentamientos. Buscaban entre los escombros intentando salvar sus pertenencias. Dos niños que jugaban con artillería murieron cuando ésta explotó, dijeron responsables de Hamás.

Ban, que se reunió como el primer ministro israelí, Ehud Olmert, antes de viajar a la Franja de Gaza, planeaba visitar a lo largo del día el sur de Israel, una zona afectada por el lanzamiento de cohetes palestinos durante la guerra en Gaza.

En la oficina del primer ministro, Ban señaló que quería ayudar a conseguir un alto el fuego "duradero".

Los líderes mundiales están deseando fijar una tregua y evitar más derramamiento de sangre en Gaza, donde más de 1.300 palestinos han muerto en el asedio israelí por aire y por tierra iniciado el 27 de diciembre, con el objetivo declarado de poner fin a los ataques con cohetes.

INFRAESTRUCTURAS EN RUINAS

En una información que el Ejército israelí negó, Hamás dijo que tropas israelíes cerca de la ciudad de Yabalia dispararon y mataron a un palestino de 17 años.

Los residentes del campo de refugiados de Maghazi dijeron que los tanques israelíes habían atacado casas, provocando varias víctimas. Una portavoz militar israelí no hizo declaraciones inmediatas.

La infraestructura de Gaza ha quedado en ruinas y la factura de la reparación ha sido estimada por la oficina de estadísticas palestina en unos 1.900 millones de dólares (unos 1.430 millones de euros).

Hamás dijo que 5.000 viviendas, 16 edificios gubernamentales y 20 mezquitas fueron destruidas y que 20.000 casas sufrieron daños. Israel sostiene que los extremistas escondían armas dentro de las mezquitas.

Grupos extremistas palestinos dijeron que 112 de sus combatientes y 180 policías de Hamás habían muerto. Israel situó su balance de muertos en 10 soldados y dijo que tres civiles murieron en ataques con cohetes.

Responsables médicos de Gaza dijeron que entre los palestinos muertos había al menos 700 civiles. El Estado judío, que acusó a Hamás de poner en peligro a los no combatientes al operar en áreas densamente pobladas, dijo que había cientos de milicianos entre los muertos.

En Ginebra, la responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, advirtió de una crisis sanitaria para muchos de los 1,5 millones de palestinos que viven en el fragmento de territorio atrapado entre Israel y Egipto.

Arabia Saudí prometió 1.000 millones de dólares para la reconstrucción y la Unión Europea dijo que los ministros de Asuntos Exteriores del bloque planeaban reunirse en Bruselas para abordar la ayuda humanitaria y las demandas israelíes para impedir el contrabando de armas a Gaza.