Publicado: 07.10.2014 13:52 |Actualizado: 07.10.2014 13:52

El sector financiero dejó sin pagar 57 millones de horas en 2013 a sus empleados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cada semana de 2013, los trabajadores españoles trabajaron 11,5 millones de horas extra que nunca cobraron. 57 millones de esas horas que sobrepasan la jornada establecida por convenio se realizaron en empresas del sector financiero, uno de los más castigados por la crisis económica según un forme de Comisiones Obreras (CCOO).

El sindicato calcula que el sector bancario podría haber generado 5.331 empleos (8.735 si se tiene en cuenta el sector de los seguros) en lugar de haber destruido 52.000 durante el pasado año si sus trabajadores se ajustaran a su jornada legal. Pero en lugar de contratar a más personas, el sector con mayor culpa de la crisis económica -según numerosos economistas- y el que más dinero público se ha llevado, sigue destruyendo empleo y obligando a sus empleados a aumentar su jornada "mediante presiones y amenazas encubiertas", denuncia el sindicato. Para ilustrarlo, aseguran que el 91% de las horas extra realizadas en el sector financiero y de seguros fueron fraudulentas.

Según ha explicado en rueda de prensa Juan José Giner, secretario general del área de servicios financieros del sindicato, las horas ilegales en este sector son, al igual que en hostelería y servicios, un "mal endémico" desde hace décadas que, con las consecuencias de la crisis y el miedo a perder el empleo, se ha visto agravado según refleja el informe que han presentado para el que han utilizado datos de la EPA y encuestas internas del sindicato.

El 91% de las horas extra en el sector de banca y seguros fueron fraudulentasSobrepasar las 42 horas semanales, además de tener graves consecuencias para la salud de los trabajadores y para la conciliación de la vida familiar, supone una seria merma en los ingresos fiscales del Estado. El sindicato calcula que Hacienda dejó de ingresar entre 2008 y 2013 casi 2.300 millones de euros, ya que si esas horas no se pagan, tampoco cotizan a la Seguridad Social, ni aportan a la recaudación del IRPF.

Por su parte, los empleados del sector -de los que tres de cada cuatro prolongan su jornada por encima de lo establecido en los Convenio Colectivos Sectoriales y Pactos Colectivos de Empresa, según otro informe de UGT- dejaron de percibir más de 1.077 millones de euros en salarios debido a las 4,2 horas que prolongan su jornada de media a la semana. Con esos salarios, aseguran desde CCOO, se podrían pagar las nóminas de 33.500 empleados.

"Cada empresa sólo puede recibir una multa al año por el mismo delito"Las horas de trabajo ilegales son perseguidas por la Inspección de Trabajo, pero según CCOO, la ley es demasiado permisiva con las empresas que la infringen, por lo que el sindicato va a llevar a cabo una recogida de firmas entre los trabajadores, tratará de reunirse con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y no descarta promover una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para que las sanciones sean más graves.

A juicio de Giner, la jurisprudencia sobre estas infracciones permite que las empresas puedan incumplir los acuerdos sin apenas consecuencias. "La tónica general es que cada empresa solo puede recibir una multa al año por el mismo delito", asegura el sindicalista. Una jurisprudencia que se debe a varios reglamentos "fácilmente modificables si hay voluntad política", recuerda.

De los 57 millones de horas extra no remuneradas del sector bancario, el Santander es el responsable de siete millones, según denuncia la Confederación General de Trabajadores (CGT), que estima que estas horas generarían 4.000 empleos.

Según este sindicato, el banco más grande de España y uno de los más potentes a nivel europeo, "impone a sus trabajadores la prolongación de su jornada laboral no abonar esas horas y sin cotizarlas a la Seguridad Social" a través de "amenazas y represalias" que pasan por despidos, degradaciones o traslados. 

"Desde hace años, el Banco Santander está actuando al margen de la ley, imponiendo a su plantilla un horario laboral ilegal e inhumano, que comienza a las 8.00 horas de la mañana y que, a menudo, finaliza pasadas las 20.00", denuncian. Algo que vulnera el Convenio Colectivo de la Banca Privada. El sindicato ha presentado correspondientes denuncias ante la Inspección de Trabajo y el próximo jueves llevará a cabo concentraciones en la oficinas principales de la entidad.