Público
Público

Los secuestradores de clan tribal filipino liberan a dos rehenes y mantienen a 46

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos rehenes han sido liberados durante la noche por los pistoleros de un clan tribal, que retienen aún a 46 personas del grupo secuestrado hace dos días en la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, informaron hoy fuentes oficiales.

Los rehenes, entre los que hay sólo una mujer, se encuentran bien y reciben alimentos y agua de las autoridades, que tienen a unos 400 efectivos rodeando la zona boscosa de un monte a unos dos kilómetros del pueblo más próximo donde están atrincherados, en la provincia de Agusan del Sur.

El grupo de delincuentes es dirigido por Ondo Perez, un antiguo miembro de milicias gubernamentales que organizó una banda que es buscada en Agusan del Sur por varios robos y asesinatos.

Ondo Perez ha exigido que les retiren los cargos que pesan contra ellos y que se desarme y detenga a un grupo rival, para lo que ha dado de plazo una semana.

Las otras dos condiciones que impuso se han cumplido: detener la operación militar y que se permita la presencia de periodistas en la zona donde se llevan a cabo las negociaciones.

Las autoridades filipinas nombraron a Ferdinand "Tata" Perez como el enlace con los secuestradores, en sustitución de la asistenta social Josefina Bajade, que había desempeñado ese cometido desde que el primer día.

El secuestro comenzó el jueves pasado cuando las fuerzas de seguridad fueron a detener a Perez y a sus correligionarios por asesinar a seis familiares de Joel Tubay, jefe de otro clan tribal conocido en la región por "Datu Kalbit", el pasado febrero.

Armados con fusiles automáticos y pistolas, la banda en su huida secuestró a 75 personas, entre ellas escolares, profesores y aldeanos.

El grupo se parapetó en el monte, en la jurisdicción de Prosperidad, y comenzó a negociar con el comité de crisis.

Ese mismo día fueron liberados 17 rehenes, entre niños y personas mayores, mientras que dos profesores escaparon.

El viernes los secuestradores dejaron el libertad a ocho mujeres y por la noche se produjo la liberación de los dos últimos rehenes. Uno de ellos ha sido identificado como Nestor y el otro es un guardabosques del Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El funcionario se quejó de molestias por lo que se le permitió acudir al hospital, mientras que Nestor rogó a los captores que le dejasen ir porque tenía un hermano al que atender en la población de Tandag, a unos 180 kilómetros de donde tiene lugar el secuestro.