Público
Público

Ségolène Royal recibe una carta de amenazas e insultos con una bala

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ex candidata socialista a la presidencia francesa, Ségolène Royal, recibió una carta de amenazas e insultos en la que había una bala, en su oficina de presidenta de la región Poitou Charentes, lo que ha llevado a elevar su nivel de protección.

La información, confirmada hoy por el abogado de Royal, Jean-Pierre Mignard, fue revelada horas antes por el diario "La Nouvelle République", que precisó que el mensaje, llegado ayer por la mañana a los servicios del Consejo Regional, contenía un fotomontaje con varios artículos dedicados a la líder socialista, e iba acompañado de una bala del calibre .38 o .44.

Royal fue informada inmediatamente del contenido de la carta pero no modificó la agenda del día y así realizó una visita a un liceo de Poitiers, recibió a un grupo de empresarios chinos y a representantes sindicales de la empresa de componentes automovilísticos Fabris, que reclaman una indemnización por despido.

La presidenta regional, que a diferencia de lo que suele ser habitual iba acompañada de un guardaespaldas, no quiso comentar este incidente con los periodistas que la interrogaron.

La investigación de los hechos se ha encargado a los agentes de la Subdirección Antiterrorista de la policía (SDAT).

Royal no es el primer político que en Francia es objeto este año de amenazas de este tipo, que también han concernido al presidente de la República, el conservador Nicolas Sarkozy, al ex primer ministro y alcalde de Burdeos, Alain Juppé, y a varios ministros, entre otras personalidades.

El primero de dicha serie, con cartas firmadas por una denominada "célula 34" (en alusión al número del departamento de Montpellier) fue el senador y alcalde de Béziers, Raymond Couderc, que recibió un mensaje el 9 de febrero.

La Fiscalía Antiterrorista de París había abierto una investigación para esclarecer los hechos, e incluso se detuvo a un hombre como sospechoso de esa campaña, pero tras su interrogatorio y varias comprobaciones -en particular la veracidad de quien le había denunciado- fue puesto en libertad sin cargos.

Al margen de esta amenaza postal, la ex candidata socialista a la jefatura del Estado ha presentado dos denuncias por robo.