Público
Público

Los seguidores del "anime" desafían a la crisis en Tokio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los consumidores japoneses, golpeados por la crisis, pueden estar reduciendo sus compras de ropa de diseño y aparatos electrónicos, pero la recesión no ha mitigado la locura de la nación por el "anime", que es como se llama a la animación de procedencia japonesa.

Miles de aficionados fluyeron hacia la Feria Internacional de Anime de Tokio, uno de los mayores eventos de la industria de la animación, empujándose para conseguir fotografías con sus personajes de anime favoritos.

"Mis dos hijos gastan cada uno sobre 10.000 yenes (76,74 euros) al mes solo en cómics, es decir, 20.000 yenes en total", dijo Mie Yura, una madre de 45 años, añadiendo que su familia no planea recortar la paga mensual para anime de sus hijos.

Algunos fanáticos incondicionales del anime como Makoto Nakarai, de 27 años, dijeron que es su prioridad y todo lo demás es secundario.

"Trato de recortar mis gastos diarios para poder ahorrar suficiente dinero y gastarlo en anime", dijo.

Japón emite más de 70 series de animación a la semana y se estima que genera una industria de 150.000 millones de yenes.

Se espera que más de 100.000 personas visiten la feria, que reúne a más de 250 compañías distribuidas en 750 stands.

Hitoshi Suzuki, promotor jefe de la feria, dijo que una de las principales razones por las que el anime es tan popular en Japón es porque permite a la gente escapar brevemente de extremo control social y las rígidas normas de la vida diaria.

"Las ventas de la industria de anime japonesa se mantienen fuertes", dijo. El número de compañías que participan en el evento ha aumentado este año, aunque algunos exhibidores extranjeros se descolgaron en el último momento, explicó.