Público
Público

Seguidores y detractores del Papa se pelean en Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jóvenes de extrema derecha se enfrentaron el domingo con activistas izquierdistas que se habían concentrado junto a la catedral de Notre-Dame en París para protestar contra la oposición del Papa a los preservativos, según dijo la policía.

Alrededor de 30 ecologistas y comunistas arrojaron condones en el suelo frente a la catedral, de la que salían los fieles tras la misa de domingo.

Una persona resultó herida y tres fueron detenidas después de los enfrentamientos entre los manifestantes y alrededor de 20 jóvenes que según fuentes policiales estaban asociados con la extrema derecha y llevabas pancartas con el lema "Deja en paz a mi Papa".

Benedicto XVI dijo el martes en África que el uso de condones complicaba la lucha contra el sida, reafirmando la oposición de la iglesia católica a los profilácticos.

Los comentarios fueron criticados por políticos franceses de todos los partidos.

Dos encuestas publicadas el fin de semana mostraron que la popularidad del pontífice germano había descendido bruscamente en Francia.

Una encuesta de CSA para Le Parisien dijo que un 57 por ciento tenía una opinión negativa de Benedicto XVI comparada con el 32 por ciento en septiembre de 2008. Otro estudio diferente de IFOP para el diario Journal du Dimanche mostró que el 43 por ciento de los católicos franceses querían que abandonase.

Los comentarios del Papa llegaron antes de un fin de semana de acción contra el sida en Francia. Los activistas anti sida de Act Up-París también organizaron el domingo una manifestación en la que simulaban muertes frente a Notre Dame. Llevaba retratos del pontífice acompañados por el lema "Benedicto XVI asesino".

"Rechazando permitir la difusión de preservativos, la iglesia católica tiene responsabilidad sobre millones de muertes", dijo en un comunicado Act Up-París.

La ministra de Derechos Humanos, Rama Yade, dijo que estaba "anonadada" por los comentarios del Papa. El ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, los llamó "lo contrario de la tolerancia y la comprensión".

Francia es un país tradicionalmente católico, aunque menos del 10 por ciento de la población vaya a misa los domingos. Pero cerca de 200.000 personas asistieron a un oficio al aire libre en París el año pasado, cuando el Papa visitó el país.