Público
Público

Bajo seguimiento en la jornada de huelga marcada por las detenciones y las barricadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jornada de huelga convocada hoy por la izquierda abertzale en contra de las medidas judiciales adoptadas contra Batasuna, PCTV y ANV "no ha tenido un seguimiento significativo" en los principales centros de trabajo y empresas vascas y ha estado marcada por varias detenciones, sabotajes y barricadas en vías públicas.

El consejero de Empleo y Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, ha destacado en rueda de prensa que oficialmente su departamento no ha recibido comunicación de la convocatoria del paro y, por tanto, "a efectos oficiales, esta huelga general no existe".

Aunque ha reconocido por este hecho dificultades a la hora de recabar datos, Azkarraga ha indicado que el paro en los grandes centros de producción y empresas de la comunidad autónoma "no está teniendo un seguimiento significativo".

En concreto, y de los datos oficiales ofrecidos hasta ahora, el Ejecutivo vasco ha cifrado en un 3,74% (4.899 trabajadores) el porcentaje de empleados de la administración general que ha secundado el paro hasta las 12.00 horas.

El departamento de Interior ha informado de la detención de un total de 24 personas en los incidentes que se han producido a primeras horas de esta mañana en varios puntos de Vizcaya y Guipúzcoa.

En Vizcaya se han producido 19 detenciones y en Guipúzcoa 5, entre ellas las de un concejal de Pasaia y dos miembros de la policía local de este municipio, según las mismas fuentes.

La mayoría de los detenidos están acusados de desórdenes públicos al intentar cortar el tráfico en varias vías encadenándose a bidones con cemento o cruzando contenedores o por atentado contra agentes de la autoridad.

Además, un viandante ha resultado herido con una pierna fracturada en Bilbao al intentar detener uno de los bidones con el que un grupo de personas intentaba cortar el tráfico de acceso a la capital vizcaína, y una persona que intentaba entrar por la fuerza en el Ayuntamiento de Rentería ha sufrido una "pequeña herida" en la cabeza al ser reducido por la Ertzaintza.

En Navarra, los incidentes se han centralizado en los accesos a dos polígonos industriales de Orkoien y Lekunberri, donde se han colocado sendas barricadas.

Las primeras reacciones políticas han sido para condenar los sabotajes registrados y tachar de "fracaso" esta convocatoria.

El secretario general del PSE-EE en Guipúzcoa, Miguel Buen, ha pedido que se respete el derecho a no secundar esta convocatoria, que ha recordado es "política" y, por tanto, "ilegal" y ha matizado que su eventual éxito se basará "única y exclusivamente en la coacción".

El portavoz de la Presidencia de EB, Mikel Arana, ha pedido a la izquierda abertzale que no oculte el "fracaso" del paro y su "bajo seguimiento" transformando una jornada de huelga en un "borroka eguna (día de lucha)".

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu se ha felicitado por que la jornada de paro se desarrolle "con absoluta normalidad" y ha afirmado desconocer si la huelga anunciada ha sido convocada de manera formal.

El secretario general de la Confederación Empresarial Vasca, Confebask, José Guillermo Zubía, ha asegurado que el seguimiento de la huelga, que ha calificado de "fundamentalmente política", ha sido "muy escaso" y "circunscrito esencialmente a algunas zonas de Guipúzcoa".

El secretario general de LAB, Rafa Díez, ha asegurado, sin embargo, que la huelga está teniendo un "importante eco en el conjunto de Euskal Herria", donde, según ha dicho, "miles y miles de personas, trabajadores y estudiantes" han dado hoy "un importante paso", el de denunciar en la calle las "detenciones masivas" e "ilegalizaciones".