Público
Público

La segunda vista contra Massera comenzó con tres nuevos testigos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La segunda vista del juicio en ausencia contra el ex jerarca de la última dictadura militar argentina Emilio Massera comenzó hoy ante el Tribunal Ordinario de Roma con tres nuevos testigos, tras ser aceptada la total aptitud del militar para declarar y ser imputado.

El primero en declarar será el entrenador de la Selección española de Voleibol, el argentino Julio Velasco, quien durante la dictadura era profesor de filosofía "y vio cómo empezaron a desaparecer sus alumnos", refirió a Efe el procurador de las víctimas, Jorge Iturburu.

Velasco, quien después abandonó la docencia para dedicarse al voleibol, contará al juez "la génesis política y filosófica del golpe", añadió.

A Velasco le seguirá el cónsul de Italia en Argentina durante la dictadura, el italiano Enrico Calamai, "que salvó la vida a muchos perseguidos".

Y por último testificará el secretario de Derechos Humanos de la Nación, el abogado argentino Eduardo Luis Duhalde, que -según dijo a Efe el abogado de las víctimas Marcello Gentilli- "es fundamental porque puede reconstruir la responsabilidad de Massera no sólo por vía jerárquica, sino también directa en los crímenes cometidos en el centro de detención y tortura de Buenos Aires".

En 2005 el sumario por la supuesta implicación de Massera en la desaparición, tortura y asesinato de los italianos Angela Aietta Gullo, Giovanni Pegoraro y de su hija Susana entre 1976 y 1977 quedó suspendido por un informe pericial que determinaba que el acusado padecía "demencia".

Pero el pasado 4 de marzo el juez del Tribunal de Roma Marco Mancinetti aceptaba un nuevo informe pericial médico que certificaba que Massera, de 83 años y cuyo caso fue separado del proceso principal, en el que fueron condenados en rebeldía en Italia otros cuatros ex oficiales argentinos, por la muerte de los tres italianos, estaba en "plenas facultades" para afrontar el proceso.

El ex militar integró junto a Jorge Rafael Videla y Héctor Agosti la primera Junta Militar que gobernó Argentina y dirigió el ESMA de Buenos Aires, principal centro de detención y tortura, donde fueron conducidos y, posteriormente, desaparecieron los tres italianos.

Angela Aietta Gullo desapareció el 5 de agosto de 1976 tras ser detenida por apoyar a los opositores al régimen, entre los que se encontraba su hijo Juan Carlos Dante Gullo, actual diputado en Argentina.

Tras su arresto el 18 de junio de 1977 en la ESMA, tampoco se volvió a tener noticias de Pegoraro y de su hija Susana, militante peronista, quien dio a luz a una niña durante su detención que fue entregada a una familia.