Público
Público

La Seguridad ciudadana, en venta

El Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, impulsa las relaciones de la industria militar con las fuerzas armadas y de seguridad con el objetivo de ir privatizando algunas de sus competencias en pos de la austeridad, una f&oacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al igual que ocurre en otras áreas de los servicios públicos, el Gobierno de Mariano también apuesta por la privatización en materia de Defensa y Seguridad. El Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, inauguró este martes el Foro Participación del sector privado en la Administración pública. Tendencias en centralización, contratación e internacionalización, organizado por la Asociación de Empresas Contratistas con la Administración (AESMIDE). Este encuentro, en el que se dieron cita altos oficiales de las Fuerzas Armadas y empresarios de la industria militar, tiene como objetivo manifiesto fomentar las relaciones entre el sector privado y el Estado, abriendo el diálogo para que la empresa pueda ir asumiendo competencias que hasta ahora estaba reservadas para la administración pública y de las que ahora quiere deshacerse en nombre de la austeridad.

En el Centro de Estudios para la Defensa (Ceseden) de Madrid, Martínez habló de la necesidad de colaboración entre los sectores público y privado para lograr así 'una mayor eficiencia' en tiempos de crisis, asumiendo que 'el empresario siempre busca su beneficio particular' mientras que el Estado ha de ocuparse del interés general. Citando a Ortega, habló de la 'España invertebrada', tanto por los nacionalismos periféricos como por 'los gremios que buscan sus intereses'. Y, para él, 'derribar las barreras' entre estos gremios es sinónimo de 'derribar las barreras que separan lo público de lo privado'. Con la alusión a la nación española y a la posibilidad de las empresas de obtener buenos contratos con el Ministerio, Martínez contentó a las dos partes del público.

Francisco Martínez apuesta por 'derribar barreras entre el sector público y privado'

En la coordinación de estos contactos AESMIDE es 'pionera'. Como la propia asociación explica en su página web, las empresas que la componen contratan habitualmente con las Administraciones Públicas de España y de fuera de nuestro país y especialmente con las Fuerzas Armadas y de Seguridad. 'La Asociación ha facilitado la transformación de nuestros ejércitos y las empresas asociadas vienen atendiendo necesidades como la alimentación, el vestuario, la logística, el mantenimiento, el equipamiento de campaña, la logística distributiva, el transporte, la seguridad y las tecnologías de la información', afirman.

Esto era algo de esperar, pues Rajoy eligió para dirigir el Ministerio de Defensa a Pedro Morenés, un eminente empresario de la industria militar. Una vez más, entre el Estado y el sector privado, la denominada puerta giratoria se instala en los despachos del Partido Popular. Tras haber sido Secretario General del Círculo de Empresarios y Presidente del Consejo de Administración de Construcciones Navales del Norte, Morenés llega en 2010 a ser director general para España de la empresa paneuropea de misiles MBDA. También fue consejero de la entidad Instalaza, S.A., el principal fabricante española de bombas de racimo de España. De ahí que de entre sus objetivos destaque el de impulsar la industria militar española. Y, si es necesario, con generosas ayudas públicas.

El Ministerio de Defensa tiene privatizado casi el 90% del sistema sanitario militar

El Ministerio de Defensa y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), un organismo ligado al Ministerio de Hacienda, mantienen unas avanzadas negociaciones para configurar una gran fuerza industrial en el mercado militar. De esta manera se da continuidad al proceso de privatización que emprendió el Gobierno de José María Aznar. A modo de ejemplo ilustrativo, el Ministerio de Defensa tiene privatizado casi el 90% del sistema sanitario militar, que atiende tanto al personal de los ejércitos como a sus familiares o asimilados, en un régimen diferente al de la Seguridad Social. Además, tal y como recogía el BOE del 12 de diciembre de 2012, el Gobierno ha emprendido la privatización de la vigilancia de cárceles y centros de internamiento para extranjeros y menores de edad. La beneficiada es la empresa Ombuds, una compañía que desde que Rajoy llegó al Gobierno ha recibido gran cantidad de encargos públicos, muchos de ellos ligados a Defensa. Por ejemplo, según recoge la web Infodefensa.com, el pasado mes de diciembre se adjudicó 8 lotes del contrato de la Inspección General de Sanidad para prestar el servicio de vigilancia y seguridad con armas en hospitales y centros sanitarios durante el año 2013. El importe total ronda los 3 millones de euros.

Las grandes empresas y conglomerados están acostumbradas a las altas tasas de ganancia, pues la prestación de servicios al Estado es siempre un negocio bien rentable. Airbus Military, una de las principales empresas del sector y que absorbió al gigante histórico de EADS-CASA, ingresó hasta el 30 de junio de este año 1.067 millones de euros, un 27,6% más que durante los seis primeros meses de 2012. Mientras, MBDA, la empresa cuya filial española fue dirigida por Morenés, incrementó en 2011 su facturación hasta llegar a los 3.000 millones de euros.

Martínez explicó que 'sería conveniente establecer un Comité de Apoyo para la Política Industrial de Seguridad que pueda diseñar un Plan de Política Industrial de Seguridad en la línea del que se aprobó en la Unión Europea en julio de 2012'. Según sus mismas palabras, esta iniciativa, 'que la Secretaría de Estado de Seguridad espera poder impulsar pronto', debe perseguir tres objetivos: la identificación de medidas de racionalización del gasto propuestas por la administración en la mejora de los servicios; la identificación de necesidades y prioridades estratégicas de las instituciones y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y que dichas necesidades se correspondan con las innovaciones presentadas por empresas del sector; y, por último, la generación de nuevas líneas de colaboración público-privada y sistemas de contratación.

Martínez inaugura un curso para mandos policiales organizado por una escuela de negocios de Opus Dei

'La contratación pública de productos y servicios innovadores es esencial para mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios públicos', afirmó el Secretario de Estado de Seguridad del PP este mismo martes, destacando las iniciativas como la de AESMIDE, 'tan necesarias para que los responsables públicos y privados discutamos sobre los proyectos y desafíos que debemos emprender en común'. Rodeado de oficiales de los Ejércitos, empresarios y bajo el cartel de patrocinadores tales como El Corte Inglés o Banco Santander, Martínez señaló que a la internacionalización de los sistemas de seguridad 'el Estado no puede ir solo; debe ir acompañado por empresas españolas que proponen, gracias a su tecnología y experiencia, soluciones de seguridad'. 'La obligación de las Administraciones públicas es apoyar la internacionalización de esas empresas', resaltó, porque 'el sector público no puede vivir a espaldas del talento y las innovaciones tecnológicas con las que cuenta el sector privado'.

Y manos a la obra. El mismo Martínez inauguró también este martes la primera edición del Programa de Desarrollo de Capacidades Directivas que está especialmente diseñado para los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y organizado por el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), una prestigiosa escuela de negocios, de claro corte neoliberal, dependiente de la Universidad de Navarra del Opus Dei. Durante los cinco días de duración del curso, los mandos de la Policía y la Guardia Civil seleccionados abordarán cuestiones como el liderazgo de personas y equipos o la incorporación de las nuevas tecnologías.

El gasto militar en España para 2014 supondrá a cada ciudadano un coste de 354 euros, según denunciaba la semana pasada la organización católica Justicia i Pau, que ha publicado el avance del informe sobre el presupuesto militar de 2014 'La cara oculta del gasto militar'. Este informe, elaborado por el Centro Delàs de Estudios por la Paz de Justicia y Paz, asegura que el gasto militar real para el próximo ejercicio será de 16.526,73 millones de euros. Un gasto que supondrá a las arcas del Estado una media de 45,27 millones de euros al día, lo que equivale al 1,58 % del PIB.

Justicia y Paz asegura que en 2014 el Ministerio de Defensa recibirá asignaciones extraordinarias por valor de al menos 1.503,85 millones de euros. 'Este informe muestra un poco de luz ante la opacidad del Gobierno y pone en evidencia realidades como que en los presupuestos presentados para el próximo ejercicio se recoge un aumento del 39,5 % en investigación militar, con respecto a 2013, mientras que el gasto en I+D civil sólo ha aumentado un 1,3 %', explica un comunicado de la organización.