Publicado: 27.05.2014 23:31 |Actualizado: 27.05.2014 23:31

Seis detenidos en Barcelona tras una noche de disturbios por el desalojo de Can Vies

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Noche movida en el barrio de Sants de Barcelona por los incidentes que se han registrado tras una nueva manifestación de unas 500 personas contra desalojo y comienzo de LA demolición del centro okupado Can Vies que había sido convocada a última hora de la tarde. Los incidentes se extendieron durante la noche a otros barrios de la ciudad y se han saldado con seis detenidos. (VER FOTOGALERÍA)

La policía practicó al menos seis detenciones durante los disturbios, que se prolongaron hasta bien entrada la madrugada, según han informado los Mossos d'Esquadra. Grupos dispersos de jóvenes actuaron en diferentes puntos tanto del barrio de Sants, donde se encuentra el inmueble desalojado, que llevaba 17 años okupado, como en el de Gràcia, levantando barricadas con contenedores y causando destrozos en los cristales de las sedes de algunos partidos políticos, sucursales bancarias y otros comercios, según las fuentes.

Un helicóptero de los Mossos d'Esquadra sobrevoló Barcelona para tratar de localizar las zonas en las que actuaban estos grupos violentos, ya que se produjeron también algunos incidentes esporádicos en otros barrios como Sant Andreu y Sant Martí.

En la mayor parte de los casos se trata de quema de contenedores. Algunos grupos animaron a la gente a través de las redes sociales a sumarse a la protesta y han publicado en la red fotos de los incidentes y de la actuación policial; también han convocado para este miércoles nuevas protestas, tanto en Barcelona como en otras ciudades catalanas.

Una docena de sedes de CDC han sido atacadas en Barcelona, Lleida y Tarragona Durante la madrugada, numerosas fuerzas antidisturbios de la policía catalana tratan de dispersar a los alborotadores y han realizado cargas en las que, según varios testigos, se han registrado algunos heridos. Los jóvenes han quemado la excavadora utilizada en los primeros trabajos de demolición del inmueble en un segundo intento, después de que la policía lo impidiera una primera vez poco después de que terminara la manifestación.

Además, una docena de sedes de CDC han sido atacadas por los manifestantes en Barcelona, Lleida y Tarragona durante la pasada noche, según destaca una nota de prensa del propio partido. Los locales han aparecido con los cristales rotos y pintadas contra el desalojo del centro social, como "Si Can Vies va a terra, tothom en peu de guerra" ("Si Can Vies va a terra, tothom en peu de guerra").

Los incidentes comenzaron a última hora de la tarde, después de una nueva manifestación por el desalojo de Can Vies, cuando algunos jóvenes realizaron el primer intento de quemar la excavadora. Los Mossos d'Esquadra cargaron contra los manifestantes, que poco después encendieron una enorme hoguera en las inmediaciones del inmueble desalojado el lunes utilizando mobiliario urbano y otros objetos y, finalmente, al segundo intento, lograron incendiar la excavadora.

Además, grupos de manifestantes volvieron a levantar barricadas en varias calles, a volcar y quemar contenedores y a apedrear escaparates de algunas sucursales bancarias de la zona. La parada del Metro de Plaza de Sants permaneció cerrada por precaución y el tráfico rodado fue cortado, mientras que todo el barrio se encontraba acordonado por los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana.

Se produjeron también algunos incidentes esporádicos en otros barrios como Sant Andreu y Sant Martí

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el lunes por la noche a otras dos personas y procedieron a la identificación de una decena tras los primeros incidentes violentos que se registraron por el desalojo de Can Vies. El inmueble comenzó a ser demolido minutos después de acabar la operación policial en la que doce jóvenes fueron sacados por la fuerza del interior de la casa, donde seis de ellos se habían atrincherado o encadenado.

El desalojo de este histórico inmueble, que desde 1925 pertenece a la compañía Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), comenzó a las 13:00 horas del lunes con un fuerte dispositivo policial de unidades antidisturbios. Aunque no se produjeron detenciones durante el desalojo, seis de los jóvenes fueron denunciados por la policía por un delito de desobediencia porque se resistieron activamente al desalojo, algunos encadenándose, metiendo los brazos en tubos o atrincherándose tras una pared de hormigón protegida por otra hecha con bombonas de butano.

Unas 500 personas se congregaron por la tarde en las calles del barrio de Sants para protestar contra el desalojo, con la complicidad de decenas de vecinos que se asoman a los balcones a aplaudirles, al grito de "Si tocan Can Vies nos tocan a todas" y "Barrio combativo".

El lunes, al término de otra manifestación, hubo quema de contenedores y mobiliario urbano, así como de una unidad móvil de TV3. Lla policía identificó a una docena de personas y detuvo a dos. Una pasará este miércoles a disposición judicial y otra quedó en libertad con cargos.