Público
Público

Seis empleados de la ONU mueren en Kabul en un ataque talibán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Seis trabajadores de Naciones Unidas murieron el miércoles en un atentado de los talibanes contra una residencia internacional en Kabul, incrementando las preocupaciones por la seguridad ante las elecciones presidenciales que se celebrarán el 7 de noviembre.

El aumento de la violencia se produce mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evalúa si envía o no más soldados a luchar contra la insurgencia talibán en Afganistán, que se encuentra en su punto más alto desde 2001.

En otro indicio del creciente poder de los extremistas, los insurgentes dispararon cohetes contra un hotel de lujo de propiedad extranjera, situado cerca del palacio presidencial, en el corazón de la capital afgana, obligando a más de 100 huéspedes a ocultarse en un refugio subterráneo, dijo un visitante extranjero.

Frecuentado por visitantes extranjeros y diplomáticos, el Hotel Serena también fue atacado en enero de 2008, cuando murieron seis personas.

Los talibanes dijeron que habían atacado la residencia por el papel de Naciones Unidas en la organización de la segunda ronda electoral.

"Hemos dicho que atacaríamos a cualquiera que estuviera comprometido con el proceso y el ataque de hoy es sólo el comienzo", comentó a Reuters telefónicamente el portavoz talibán Zabihulá Mujahid.

Horas después de los atentados de Kabul, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, llegó al vecino Pakistán y prometió una nueva relación bilateral con ese país.

Derrotar a los talibanes y estabilizar a Afganistán es un paso clave de la estrategia regional de Washington contra los extremistas.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes también están embarcadas en una sangrienta ofensiva contra de los talibanes cerca de la frontera afgana. Una bomba causó el miércoles la muerte de 90 personas en un abarrotado mercado en la noroeste ciudad paquistaní de Peshawar.

NACIONALIDADES DESCONOCIDAS

Por el momento se desconocía la nacionalidad de las víctimas mortales de la ONU. Durante varias horas se escuchó en la capital el sonido de disparos y sirenas.

Adrian Edwards, portavoz de la ONU en Kabul, precisó que seis miembros del personal de la ONU habían muerto y había otros nueve heridos.

La oficina del presidente Hamid Karzai y la policía indicaron que al menos un civil afgano y tres policías también habían muerto.

Karzai, quien competirá en las elecciones con el ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá, condenó el ataque como inhumano.

"Desde luego uno de los objetivos del ataque talibán de hoy era demostrar que son una fuerza que puede desbaratar las elecciones", explicó sobre los comicios el analista Qasim Ajgar.

Los agresores utilizaron uniformes policiales para entrar en la residencia, según informó la policía. Un reportero de Reuters vio en el interior de la instalación los cuerpos de tres de los supuestos suicidas, aparentemente destrozados cuando detonaron sus explosivos.

Abdul Ghaim, un policía dijo a Reuters desde el lugar del atentado: "Creemos que eran paquistaníes".

Los esfuerzos para estabilizar Afganistán se han visto obstaculizados por semanas de tensión política tras las elecciones presidenciales, ensombrecidas por un fraude generalizado a favor del presidente, Hamid Karzai, que han forzado una segunda vuelta.