Público
Público

Seis muertos y 47 heridos en dos atentados con bomba al sur de Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos seis personas murieron, otras 47 resultaron heridas, entre ellas tres policías y dos soldados, en sendos atentados con bomba cometidos hoy en el sur de Filipinas, informó el Ejército.

La explosión del primer artefacto, colocado en una motocicleta aparcada frente a una gasolinera, se produjo en la ciudad de Joló, a unos 980 kilómetros al sur de Manila, la capital.

El portavoz militar, teniente coronel Edgardo Arevalo, indicó que cerca de una decena de heridos habían sido hospitalizados en estado muy grave, por lo que la cifra de víctimas mortales podría aumentar.

"El estado de muchos es crítico", dijo el oficial.

Dos víctimas fallecieron en el lugar del atentado y otras cuatro cuando eran trasladadas al hospital o al poco rato de que fueran ingresadas en varios hospitales de Joló, donde se recibieron un total de 40 personas heridos, incluidos tres policías.

La fuerte deflagración destruyó al menos cuatro automóviles, incluido el de la patrulla de Policía que se había trasladado hasta el lugar alertada por una llamada de un ciudadano al que la motocicleta le infundió sospechas, dijo Arevalo.

El primer atentado ocurrió a primera hora de la mañana y poco después de que los agentes desactivaran otro artefacto colocado cerca de la iglesia de Monte Carmelo, de la misma localidad y la mayor de esta isla de mayoría musulmana.

Pocas horas después, cuatro civiles y dos soldados resultaron heridos al hacer explosión de una segunda bomba en la ciudad de Iligan, situada al norte de Mindanao, indicaron fuentes policiales.

El jefe de la Policía de Iligan, Danilo Empedrad, explicó que el artefacto explosivo fue colocado en un automóvil aparcado junto a un vehículo del Ejército.

En la provincia de Lanao del Norte, también por la mañana, estallaron dos bombas de escasa potencia que destruyeron una torre de suministro eléctrico de la ciudad de Kauswagan.

Hace apenas dos días, en la isla de Mindanao, al oeste de Joló, otro atentado con bomba perpetrado junto a una iglesia católica en la ciudad de Cotabato causó la muerte a cinco personas y heridas a cerca de medio centenar.

Las fuerzas de seguridad filipinas se encuentran en estado de máxima alerta en el sur del archipiélago, hogar del grupo radical Abu Sayyaf, autor de ataques similares llevados a cabo en el pasado.

Fundado en 1991 por ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, la organización extremista está vinculada a la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Considerado un grupo terrorista por los gobiernos de Filipinas y Estados Unidos, se le atribuyen algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años y múltiples secuestros de locales y extranjeros.