Público
Público

La selección española de atletismo se encomienda a Marta y a Paquillo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España se encomienda a Marta Domínguez y a Paquillo Fernández para alcanzar en los Mundiales de Berlín su objetivo de conseguir "al menos una medalla" en que se cifran las esperanzas del presidente de la Federación Española, José María Odriozola.

El tercer equipo más amplio de las doce ediciones del torneo (51 atletas) competirá en el estadio Olímpico berlinés con la responsabilidad de ganarse un puesto, por bajo que sea, en el medallero, a fin de olvidar el cero con que regresó el año pasado de los Juegos de Pekín.

Desde 1983, en que se disputó en Helsinki la primera edición de los Mundiales, España no ha faltado nunca a su cita con el medallero. Alcanzó su récord de metales en Atenas'97, con cinco, y hace dos años, en Osaka, se quedó en tres. Sin embargo, desde Sevilla'99 no ha logrado una sola medalla de oro.

Marta Domínguez y Paquillo, por su calidad y experiencia, se encuentran en la mejor situación para romper esa racha sin oros. La palentina, que ya tiene dos platas en 5.000, se presenta con la mejor marca mundial del año en 3.000 m. obstáculos (9:09.39). El granadino, tres veces subcampeón, sólo con la duodécima, pero en 20 km. marcha el ránking es menos ilustrativo.

Si Marta necesita olvidar su batacazo en la última vuelta de la final olímpica, Paquillo pretende dejar atrás su octavo puesto de Pekín. El granadino llevaba ocho años seguidos subiendo al podio en todas las grandes competiciones.

A diferencia de los Juegos Olímpicos, los campeonatos del mundo se le han dado siempre "razonablemente bien a España", recuerda Odriozola. La cosecha, por el momento, es de 33 medallas: 6 de oro, 15 de plata y 12 de bronce.

Pocas tendrían tanta relevancia como una en 1.500 metros, la prueba más querida en España. Desde Sevilla'99 el mediofondo español está fuera del podio, pero esta vez figura en el equipo el hombre que consiguió aquél bronce, Reyes Estévez, renacido a sus 33 años para proclamarse campeón de España en Barcelona.

A juzgar por el desenlace de la carrera del 2 de agosto en el Olímpico de Montjuic, Estévez ha recuperado el latigazo que le mantuvo en la elite mundial. Diez años después de su segundo y último bronce, el barcelonés aliviará la presión sobre Juan Carlos Higuero, que aporta la mejor marca del trío español (3:32.59), y Arturo Casado.

Tampoco es descabellado hablar de opción de podio en el 1.500 femenino. Natalia Rodríguez y Nuria Fernández, pese a no ocupar posiciones relevantes en el ránking mundial del año (la primera es vigésima séptima con 4:04.82, la segunda decimocuarta con 4:02.43), aspiran a meterse en la final y, una vez allí, a batirse por los metales.

María Vasco, bronce en Osaka 2007, es un valor tan sólido como la especialidad de marcha en el equipo. Los andarines españoles no han faltado al podio mundialista más que en Sevilla'99, y la barcelonesa asegura encontrarse en buena forma pese a su abandono en el campeonato de España.

En la misma especialidad, pero en 50 kilómetros, vuelve a la carga el más veterano del grupo, Jesús Angel García Bragado, que competirá, y con aspiraciones de podio, en sus novenos Mundiales. Nadie en el mundo ha participado en más ediciones del torneo.

Las esperanzas españolas abarcan, también, a Mayte Martínez, aun cuando la ochocentista vallisoletana está lejos de la forma que la condujo al bronce de Osaka 2007, y a los dos discóbolos, Frank Casañas y Mario Pestano, séptimo y octavo en la lista mundial del año.