Público
Público

La selección española 'toma posesión' de Potchefstroom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección española de fútbol ha 'tomado posesión' de Potchefstroom, la localidad en la que ha instalado su cuartel general para todo el Mundial de Sudáfrica 2010 salvo cuando viaje a las ciudades en las que disputará los partidos.

Situada a 120 kilómetros al sudoeste de Johannesburgo, es una pequeña ciudad universitaria, situada en los márgenes del Río Mooi. Fue fundada en 1938, el asentamiento más antiguo de descendientes europeos y la primera capital de la República de Sudáfrica.

Conocida como la "Casa del Deporte", Potchefstroom ha puesto a disposición del conjunto de Vicente del Bosque, el último de los 32 participantes en el Mundial en llegar a Sudáfrica, todas las instalaciones de su universidad.

La selección partió anoche desde Barajas y tras cerca de diez horas de vuelo aterrizó en Johannesburgo, desde donde tomó otro avión para cubrir el corto trayecto que le quedaba por cubrir, de unos veinticinco minutos.

Los internacionales fueron recibidos en el aeropuerto por las autoridades locales, encabezadas por el alcalde y por los representantes del comité organizador del Mundial para la zona.

Acto seguido se desplazaron al Campus de la Universidad del Noroeste, su residencia en este Campeonato del Mundo, y allí fueron recibidos con multitud de señales de cariño, aunque la población de Potchefstroom ya tuvo la oportunidad de festejar la presencia de uno de los conjuntos considerados como favoritos para el título.

Andrew John Maphetle, alcalde, agradeció a la Federación Española de Fútbol (RFEF) la elección de Potchefstroom como sede de su concentración.

"Esperamos que nuestras gentes sean muy cariñosos con los integrantes de la Selección Nacional de España. Llevamos muchos días esperando vuestra llegada. Los niños, los más jóvenes, no paraban de preguntar cuando vendrían Torres, Puyol, Iniesta,... Espero que correspondáis a ese cariño con muchos triunfos", dijo.

La cariñosa y simpática recepción acabó con varias actuaciones musicales de grupos locales, ataviados con vestimentas típicas de la zona, que ofrecieron un concierto con ritmos tribales y un espectáculo de percusión por parte de unos jóvenes.

A continuación los internacionales se instalaron en una de las residencias de la Universidad para descansar y preparar el primer entrenamiento en Sudáfrica.