Público
Público

El Senado de EEUU acusa a Apple de usar trucos contables para evitar pagar impuestos

Según un informe del subcomité de Investigaciones habría desviado beneficios a dos subsidiarias en Irlanda entre 2009 y 2012 y así no pagar las tasas correspondientes. Tim Cook niega malas prácticas y el Gobierno irla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un informe del subcomité del Senado de EEUU acusó este martes a Apple de haber aprovechado resquicios en el código tributario y utilizado empresas en el extranjero para evadir el pago de miles de millones de dólares. El documento asegura que el gigante de la informática creó empresas subsidiarias en Irlanda sin empleados ni presencia física con el único objetivo de canalizar miles de millones de dólares y así evitar pagar impuestos en ganancias de al menos 74.000 millones de dólares entre 2009 y 2012. La empresa, a través de su consejero delegado, Tim Cook, ha negado que esto sea así, mientras que Irlanda defiende la 'transparencia' de su sistema fiscal.

Ambas subsidiarias irlandesas, identificadas como Apple Operations International y Apple Sales International, suscribieron acuerdos con las autoridades tributarias de ese país que, para efectos prácticos, permitieron que Apple las utilizara para proteger sus ganancias en el exterior. Se calcula que Apple tiene más de 100.000 millones de dólares en dinero al contado destinado a subsidiarias en el exterior, controladas por Apple desde su sede en Cupertino (California), pero donde no tienen jurisdicción las autoridades tributarias de Estados Unidos.

Cook comparecerá este martes ante el subcomité permanente de Investigaciones del Senado para decir, según el testimonio adelantado anoche por la prensa estadounidense, que su compañía no 'emplea trucos tributarios'. En un testimonio de 18 páginas, la empresa misma defendió sus prácticas comerciales y afirma que, de hecho, Apple es 'probablemente el contribuyente corporativo' más grande de Estados Unidos, ya que tan sólo en 2012 pagó 6.000 millones de dólares en impuestos. Según la empresa, las subsidiarias irlandesas contribuyeron más de la mitad de los costos de investigación y desarrollo de la empresa el año pasado.

En cualquier caso, las afirmaciones de Apple sobre sus prácticas empresariales no parecen convencer a varios líderes demócratas y republicanos del Senado, que hoy prevén exigir cuentas de la empresa durante la audiencia. El senador republicano por Arizona, John McCain, excandidato a la Casa Blanca, dijo que, 'en tamaño y escala, Apple también figura entre las que más evitan impuestos'.

McCain destacó que una empresa como Apple, que registró un éxito notable al aprovechar el ingenio y las oportunidades que otorgó la economía estadounidense 'no debería enviar sus ganancias al exterior para evitar el pago de impuestos estadounidenses, privando a propósito al pueblo estadounidense de esos ingresos'. Los legisladores han señalado que otras empresas del sector de alta tecnología de EEUU, como Microsoft y Hewlett-Packard, también han afrontado el escrutinio del Congreso el año pasado por explotar los resquicios en el código tributario estadounidense y que, en última instancia, perjudican a las arcas del Estado. 

Por su parte, el viceprimer ministro irlandés y titular de Asuntos Exteriores, Eamon Gilmore, defendió hoy la 'transparencia' del sistema fiscal de este país e insistió en que la actuación de Apple 'no es una cuestión' que surja como consecuencia del funcionamiento del sistema fiscal irlandés. 'Este es un asunto que surge en otras jurisdicciones. Es un asunto que se debe abordar primero en esas jurisdicciones y, después, habrá que atajarlo logrando acuerdos internacionales e Irlanda está totalmente a favor', declaró el jefe de la diplomacia irlandesa a la cadena pública RTE.

El dirigente del Partido Laborista, socio minoritario del conservador Fine Gael en el Ejecutivo de Dublín, reiteró que el sistema fiscal irlandés es 'muy sólido y transparente', aunque reconoció que existe problemas a nivel internacional respecto a esta cuestión. 'Queremos acabar con la evasión fiscal y cerrar las rendijas para que todo el mundo pague sus impuestos correspondientes, incluidas todas la compañías. Se trata de un asunto que Irlanda defiende vigorosamente en la Unión Europea y en la OCDE', afirmó Gilmore.