Público
Público

El Senado de EEUU denuncia que "Apple ha encontrado el Santo Grial de la evasión de impuestos"

Una hábil maniobra de la multinacional norteamericana para aprovecharse de las lagunas de las legislaciones fiscales norteamericana y europea le ha permitido no pagar ningún impuesto sobre sus enormes beneficios, lo que ha supuesto la p&eacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tim Cook, el consejero delegado de Apple ha comparecido ante el Senado norteamericano este martes para explicar las sospechosas maniobras fiscales de la multinacional estadounidense que se han destapado en los últimos días . 

La comparecencia ha llegado después de que el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado elaborara un informe analizando la estructura fiscal internacional de la empresa. En el mismo, los investigadores han descubierto una seria de irregularidades que 'técnicamente pueden estar en conformidad con la ley, pero violan el espíritu de la misma', como reconoció Carl Levin, el senador demócrata que preside el Subcomité. 'Apple buscaba el Santo Grial de la evasión fiscal', apuntilló un indignado Levin.

La maniobra de la tecnológica estadounidense consistió en crear dos filiales, Apple Operations International (AOI) y Apple Sales, en Irlanda, un país que basa su sistema impositivo en el lugar donde las compañías tienen sus órganos de dirección y control; mientras que EEUU lo fundamenta en el lugar donde reside la compañía. De esta manera las filiales residían en Irlanda pero tenía la residencian en EEUU, de forma que no pagaban tasas en ninguno de los dos países.

Levin: 'Nunca he visto nada como esto, ni tampoco sabemos de nadie que haya visto nada igual' Así ha sido cómo AOI no ha pagado impuestos en los últimos cinco años, a pesar de haber tenido ingresos por valor de 30.000 millones de dólares en los últimos cuatro años, según señala el informe publicado el pasado lunes. Aunque AOI no tiene ni siquiera empleados, Apple se ha apresurado a negar que sea una 'empresa fantasma'.

La multinacional ha anunciado, por otro lado, que pedirá un crédito por valor de 17.000 millones de dólares para repartir dividendos entre sus accionistas, quienes naturalmente reclaman los beneficios que ha adquirido la empresa, en parte, fuera de Estados Unidos. Esta medida ha echado más leña al fuego de la polémica porque Apple posee recursos en efectivo suficientes para hacer frente a esos pagos, pero ha preferido endeudarse antes que repatriar el dinero y pagar los impuestos que supondría esta operación.

Esta treta, que ha supuesto un ahorro total de 25.900 millones de dólares para Apple entre 2009 y 2012 (puesto que no ha pagado la correspondiente tasa de sociedades, del 30,5% en EEUU, sobre sus ventas por valor de 74.000 millones), ha sido descrita por Edward Kleinbard, profesor de la Universidad de California del Sur, como una 'desfachatez inconcebible'. Aunque ha sido el propio Levin quien se ha mostrado más expresivo: 'Nunca he visto nada como esto, ni tampoco sabemos de nadie que haya visto nada igual'.