Público
Público

El Senado frena el plan de rescate del sector del automóvil

El paquete de medidas no consiguió el apoyo necesario. Los sindicatos rechazaron las propuestas republicanas de reducir salarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El intento de aprobar un plan de rescate de 14.000 millones de dólares para la industria del automóvil estadounidense ha llegado a su fin. El Senado no ha logrado alcanzar un compromiso de último minuto lo que rechaza, además, cualquier oportunidad de reacción del Congreso en ese sentido en lo que resta de año.

Horas antes, el presidente de la Cámara Baja estadounidense anunció un principio de acuerdo. Pero, fuentes legislativas confirmaron que el plan llegó a un punto muerto cuando los sindicatos de la industria automotriz rechazaron demandas republicanas de aceptar una reducción inmediata de salarios. 'Estoy terriblemente decepcionado', dijo Harry Reid, líder de la mayoría demócrata del Senado, quien había anunciado el acuerdo en principio que parecía dar nueva vida a los esfuerzos por encontrar una solución.

Según el legislador republicano George Voinovich, los representantes del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz estaban dispuestos a un corte salarial, pero no antes de 2011. Un plan original fue aprobado ayer en la Cámara de Representantes con 237 votos a favor y 170 en contra, pero con el 'sí' de sólo 32 legisladores republicanos.

En el Senado la propuesta sufrió un revés después de que el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, indicó que votaría en su contra. Los demócratas sólo tienen 50 escaños en el Senado y necesitarían 60 votos para frenar las tácticas dilatorias de la minoría.

McConnell también se adelantó a un fracaso de las gestiones al recordar el temor de muchos republicanos de que el plan carecía de garantías para la viabilidad a largo plazo de las tres grandes automotrices de Estados Unidos: General Motors (GM), Ford y Chrysler.

El mayor 'defecto' del plan, señaló, es que 'promete dinero de los contribuyentes a cambio de reformas que pueden o no ocurrir mañana'. Agregó que, en vez de pedirles que 'subsidien un fracaso', los estadounidenses merecen garantías de que su 'inversión' producirá empresas 'más eficientes y sólidas que no necesiten más ayuda de los contribuyentes en tan sólo unos cuantas semanas o meses'.

Los mercados de la región Asia-Pacífico caían casi un 4% tras las noticias del fracaso del rescate, con descensos del más del 6% en Tokio y Hong Kong. El precio del crudo estadounidense caía más de un 5%, a 45,55 dólares por barril.

La Casa Blanca dijo que evaluará sus opciones a la luz del fracaso del proyecto de rescate. El portavoz de la Casa Blanca Tony Fratto declinó decir cuales eran esas opciones.

Fratto dijo que el fracasado proyecto 'presentaba la mejor oportunidad para evitar una bancarrota desordenada y asegurar a la vez que los fondos de los contribuyentes sólo irían a firmas cuyos accionistas estuvieran preparados para tomar decisiones difíciles que las volvieran viables'.

En tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que 'la única opción viable ahora' para la Casa Blanca es ofrecer los fondos a las automotrices a través del programa de rescate financiero de la Secretaría del Tesoro.

Sin el préstamo, el colapso de las compañías agravaría la crisis económica con la pérdida de millones de empleos. GM es la que afronta la mayor urgencia, y Ford ha dicho que no usará los fondos a menos que empeore su situación.

'Es una pérdida para el país', dijo Reid poco después de que manifestó que estaban 'listos para avanzar', al referirse a una fórmula de solución que había planteado el senador republicano Bob Corker. Sin embargo, McConnell dejó una puerta abierta al paquete de ayudas al señalar que la proposición de Corker mejoraría con creces el plan de rescate.

'Mi propuesta es muy sencilla: encontremos el dinero que piden las empresas, pero exijamos a cambio condiciones', dijo Corker, cuyo estado tiene una planta de GM. Su propuesta obligaba a las empresas a trazar, a más tardar el 15 de marzo de 2009, un plan detallado para reducir su deuda en dos tercios.

También pedía que los 'Tres grandes de Detroit', como se conoce a estas tres empresas automotrices, ajusten sus costos laborales para equiparlos a los de sus rivales extranjeros, como Nissan, Toyota y Honda.

Por su parte, el sindicato dijo que temía que sus miembros fueran 'chivos expiatorios' y aseguró que el costo laboral es de alrededor del 8% del total. Hasta ahora han resultado infructuosas las presiones de la Casa Blanca para que los republicanos permitan someter el plan a votación en el Senado.

También el presidente electo, el demócrata Barack Obama, se sumó hoy al llamado para que el Congreso apruebe el plan esta semana. 'No podemos simplemente asistir al colapso de esta industria como observadores, porque eso conduciría a un efecto dominó devastador en toda nuestra economía', advirtió Obama en una rueda de prensa en Chicago.

GM, Ford y Chrysler emplean a casi 250.000 personas en forma directa, y unos 100.000 empleos más en empresas de fabricación de partes estarían supeditados a la supervivencia de las automotrices. Las compañías dicen que 1 de cada 10 empleos en Estados Unidos está relacionado con el sector automovilístico.