Público
Público

Serbia rechaza la independencia de Kosovo y anuncia que no cederá en su recuperación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Serbia rechazó hoy la independencia unilateral de Kosovo, proclamada por los albanokosovares, y anunció que nunca cederá en su pugna por recuperar a la provincia en el orden constitucional serbio.

"Kosovo es Serbia, y siempre tiene que ser así", declaró el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, quien arremetió contra "la política destructiva, inmoral y brutal" de Estados Unidos, al que acusó de haber llevado a la declaración de lo que denominó un "Estado falso".

Kostunica dijo que la Unión Europea (UE) "bajó la cabeza" ante "la humillación" estadounidense, "y por eso será responsable de todas las consecuencias" de la independencia de Kosovo en el orden internacional.

"Serbia rechazó humillarse, ateniéndose con firmeza al derecho", señaló al insistir en que su país considera esa independencia unilateral una violación flagrante de la Carta de la ONU y de las normas del derecho internacional.

A su vez, el presidente serbio, Boris Tadic, que tiene previsto viajar hoy a Nueva York para asistir a una sesión del Consejo de Seguridad, también afirmó que su país no reconocerá nunca la independencia de Kosovo y aseguró que las reacciones de Serbia serán pacíficas, diplomáticas y jurídicas.

El presidente pidió también a las fuerza multinacionales en Kosovo KFOR (al mando de la OTAN) y a la misión de la ONU (UNMIK) que protejan a los serbios en esa provincia y señaló que "es de ellos la responsabilidad por cada vida nuestra en Kosovo".

"Serbia superará esta situación con calma, con dignidad y de forma civilizada. Serbia no recurrirá a la violencia y ése es el único enfoque que puede proporcionarnos que prosigamos la lucha legítima para la preservación de la integridad del país", indicó Tadic al dirigirse a los ciudadanos serbios por televisión.

"Serbia será persistente en su lucha diplomática, defendiendo sus intereses y el derecho internacional hasta que sea necesario y hasta que el acto ilegítimo sobre la independencia no sea puesto plenamente fuera de la validez", dijo.

Mientras Kostunica hablaba en una rueda de prensa en la sede del Gobierno en Belgrado, varias decenas de ciudadanos, en su mayoría jóvenes, gritaron frente al edificio lemas contra la independencia y contra los albaneses.

La policía había reforzado la presencia en la zona, pero no tuvo que intervenir, y los manifestantes se dirigieron para protestar frente a la embajada de EEUU y se dispersaron poco después.

Los albanokosovares, población mayoritaria de la provincia serbia de Kosovo, proclamaron hoy la independencia, en coordinación EEUU y la UE, por quienes esperan ser reconocidos.

Kosovo representa un 15 por ciento del territorio de Serbia y se encuentra bajo administración interina de la ONU desde el fin de la guerra de 1999.

Kostunica también anunció que el Gobierno y los partidos parlamentarios organizarán por toda Serbia protestas pacíficas, y que la primera será en Belgrado en una fecha todavía por determinar.

El Gobierno serbio declaró "nula e ilegal" la independencia unilateral de Kosovo, y esa decisión deberá ser confirmada por el Parlamento en una sesión extraordinaria que se celebrará posiblemente mañana o el martes.

Belgrado también se opuso a la llegada a Kosovo de una misión policial y judicial que la Unión Europea (UE) enviará para sustituir a la administración de la ONU (UNMIK), porque carece del visto bueno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Belgrado pidió hoy una sesión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para que "anule de inmediato el acto ilegal sobre la proclamación de la independencia unilateral de la provincia".

El presidente Tadic se dirigió hoy mediante una misiva al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para pedirle que su representante especial en Kosovo -el alemán Joachim Rücker- anule sin demora "y en conformidad con la Resolución 1244 de la ONU" la independencia unilateral proclamada hoy por los albanokosovares.

También exigió que prosiga el proceso político para la solución del asunto de Kosovo y pidió a los países miembros de la ONU que rechacen la independencia unilateral de la provincia serbia.

Según el presidente, de caso contrario, se crearía un "precedente peligroso que permitiría secesiones unilaterales de regiones, provincias o entidades administrativas de cualquier país miembro de la ONU".