Público
Público

Serbios queman puestos fronterizos en Kosovo

Tropas de la OTAN intervienen para calmar las tensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Efectivos de la KFOR, la misión de la OTAN en Kosovo, intervinieron ayer en dos puntos de la frontera con Serbia, después de que fueran atacados por varios centenares de serbios airados por la declaración de independencia del pasado domingo.

Poco antes del mediodía, los violentos quemaron en Jarinje con botellas de propano una caseta del Servicio de Policía de Kosovo (KPS) y un puesto de aduanas. En Brnjak, otro grupo atacó poco después las dependencias del KPS. Los agentes tuvieron que refugiarse allí en un túnel subterráneo. No hubo heridos en ninguno de los dos casos.

El portavoz del KPS, Veton Elshani, explicó a Público que los agentes serbios que forman parte de este cuerpo policial “están sometidos a una fuerte presión” en el norte de Kosovo, donde habita la mitad de los 130.000 serbokosovares del nuevo país. Añadió que por el momento ningún agente serbio ha abandonado el KPS . Los agentes “están trabajando con normalidad”, aseguró.

El KPS atendió al mismo tiempo una llamada anónima que avisaba del lanzamiento de una granada en una escuela secundaria del enclave serbio de Gracanica, al suroeste de Pristina, que resultó ser una falsa alarma.

En Mitrovica, ciudad del norte donde albaneses y serbios viven separados por un puente sobre el río Iber, se incendiaron varios vehículos de la ONU, según la olicía, sin que hubo heridos. Allí se celebró por segundo día una concentración de rechazo a la declaración de independencia.

El primer ministro de Kosovo, Hashim Thaçi, calificó los ataques a los puestos fronterizos de “incidentes aislados que no han afectado a la alegría que seguimos sintiendo por la independencia”.

Visita de Solana

Thaçi compareció ante la prensa en la sede del Gobierno con ocasión de la visita a Pristina del responsable de la política exterior de la Unión Europea (UE), Javier Solana. Respecto a los incidentes, Thaçi añadió que “la KFOR tiene el área bajo control”.

Solana le secundó con la observación de que las tropas atlánticas “demostraron hoy su capacidad de actuación”. El representante europeo se refirió también a la misión Eulex, los 1.900 policías, jueces, fiscales y otros funcionarios con los que la UE acompañará al nuevo Estado en sus primeros pasos. Frente a las amenazas de líderes de la minoría serbia de boicotear la Eulex, Solana subrayó que “la misión se desplegará en todo el territorio”.

Los maestros de escuela dedicaron todo el día de ayer a hablar de la independencia en las aulas, en las que cuelga la nueva bandera, que a Solana le pareció “muy bonita”.
El jefe de la diplomacia europea animó a los kosovares a “convertir la alegría de las calles en energía positiva para sacar adelante a Kosovo”.
Sorteó así preguntas sobre la división sobre el reconocimiento del nuevo país en el seno de la UE: “Quisiera decir que la UE está unida, tanto que vamos a enviar a gente sobre el terreno. Luego, cada país tiene procesos distintos en la cuestión del reconocimiento de la independencia”. D