Público
Público

Serena quiere demostrar en EEUU que es la mejor del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Larry Fine

Serena Williams está desconcertada por no ser la número uno del mundo, y si logra su tercer Grand Slam de este año en el Abierto de Estados Unidos que comienza el lunes, reforzará su reclamación de estar en lo más alto de la clasificación del tenis femenino.

Ganadora el año pasado, Serena es segunda en la lista de la WTA y es la cabeza de serie número dos en Flushing Meadows por detrás de la rusa Dinara Safina, pero está deseosa de alcanzar la gloria una vez más en la pista Arthur Ashe del National Tennis Center.

Los 11 títulos individuales de Grand Slam de Serena, entre los que está el Abierto de Australia y Wimbledon de 2008, en comparación con el palmarés en blanco de Safina en los cuatro grandes, hacen que la tenista local, de 27 años esté considerada como la favorita por buena parte de los tenistas y aficionados.

Otras que la desafiarán en Flushing Meadows son su hermana Venus, ganadora de siete Grand Slam y tercera cabeza de serie; la campeona olímpica, la rusa Elena Dementieva; la serbia Jelena Jankovic, finalista en 2008 y las ex campeonas Maria Sharapova y Kim Clijsters.

ha quedado eliminada en primera ronda tres veces en 11 torneos este año-, pero su nivel parece imposible de alcanzar cuando se trata de un Grand Slam.

"Aceptaría no ganar ningún torneo y ganar el Abierto de Estados Unidos de nuevo", dijo sobre su temporada en pista dura, tras caer en tercera ronda en Stanford y Cincinnati y perder en las semifinales de Toronto ante Dementieva, que fue la campeona.

BATALLA POR EL UNO

Serena no llegará a lo más alto de la clasificación aunque ganar otra vez el título en Nueva York y Safina quedase fuera en primera ronda, pero sería un gran paso en su carrera, ya que alcanzaría a la mítica Billie Jean King en el sexto puesto de las tenistas con más títulos individuales en los cuatro grandes.

Safina no pide disculpas por estar en lo más alto de la lista, ya que ha llegado allí gracias a una consistencia de grandes resultados durante una temporada larga y rigurosa.

Este año, la rusa de 23 años ha ganado tres títulos, perdió en las finales del Abierto de Australia y de Wimbledon, y alcanzó las semifinales de Roland Garros.

"Yo no hago el sistema de la clasificación", dijo Safina. "Soy la número uno gracias a cÓmo he jugado durante todo el año, no solamente en los cuatro torneos del Grand Slam".

Pero Jankovic, que el año pasado también llegó a lo más alto de la clasificación sin ganar ningún grande, recordó otra deficiencia de Safina.

"Para ser la número uno hay que ser completa y si eres la número uno debes ganarle a las hermanas Williams", remarcó.

Safina ha ganado sólo dos de sus 11 partidos contra las hermanas Williams.

Entre las jóvenes que aparecen con posibilidades de llegar a las rondas finales del torneo aparecen la danesa Caroline Wozniacki, la bielorrusa Victoria Azarenka, la alemana Sabine Lisicki y la polaca Agnieszka Radwanska.

También se debe poner una atención especial a Sharapova y Clijsters. La rusa, campeona en 2006, volvió a jugar tras nueve meses fuera del circuito por una operación de hombro. Pese a que aún tiene problemas, alcanzó la final de Toronto, donde cayó ante su compatriota Dementieva.

Por otro lado, la belga, ganadora en 2005, aparece como la rival que todas las cabezas de serie quieren evitar. Clijsters, de 26 años, ha vuelto a las pistas hace menos de dos meses tras dos años alejada de la actividad por el nacimiento de su primer hijo, y ya ha ganado a cuatro jugadoras que están entre las 20 mejores del mundo, entre ellas la campeona del Roland Garros Svetlana Kuznetsova, en sus dos primeros torneos.