Publicado: 07.04.2009 08:00 |Actualizado: 07.04.2009 08:00

Las series juveniles de éxito fueron pensadas para adultos

Sus creadores creen que esta ficción triunfa por no abordar los temas desde un prisma adolescente

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No era mi intención hacer una serie para adolescentes, sino contar una historia". Con esta frase de Carlos Montero, guionista de Física o Química, se descubre cómo los creadores de series que triunfan entre el público joven partieron de una historia o un proyecto pensado para atraer a una audiencia adulta. De hecho, Montero cree que el éxito de esta ficción, con una media de más de tres millones de espectadores en sus dos primeras temporadas, se debe a que abordan los temas de la juventud, "pero no desde una mirada adolescente".

Por ello, espera que en la tercera temporada, que Antena 3 estrena el próximo lunes a las 22.00 horas, la vean más adultos. "Hay tramas para adultos y las de los jóvenes, si se acercan sin prejuicios, también les gustarán", explica. Escrita por guionistas treintañeros y producida por Ida y Vuelta, Montero reconoce que la serie arrancó con polémica por hablar "de manera frontal e incómoda", aunque en la segunda tanda se tendió "a un universo más amable y a más comedia", como seguirá en la tercera.

Para este guionista, las diferencias con las series juveniles de hace unos años radican en que en las actuales hay que reflejar los cambios, como "el nuevo modelo de comunicación a través de las nuevas tecnologías y un acceso un poco más temprano al sexo".

Manuel Ríos, de la productora Boca Boca, cree que las series que han enganchado a los jóvenes se pensaron para una audiencia más amplia y que triunfan por abordar "conflictos que trascienden lo juvenil". Como ejemplo, señala a una de las ficciones de su productora, Compañeros (Antena 3), que arrancó con un 40% de su trama centrada en la historia de la familia de la directora del centro, pero luego se fue rejuveneciendo. De igual modo, apunta que Al salir de clase (de Boca Boca para Telecinco) amplió su público al que iba dirigido.

A su juicio, es un "error" que en la actualidad esta ficción se realice para dirigirse a una audiencia adolescente porque es un público que sale mucho y está muy diversificado entre la TDT, los canales temáticos e Internet, además de ser un segmento limitado en cuanto al número de personas: entre 15 a 25 años. "Puede compensar dirigirse en exclusiva a los jóvenes por los anunciantes, pero si la cadena desea una serie de audiencia, hay que abrirse un poco más", argumenta.

Una gran historia de amistad y otra de amor son los elementos que, para Ríos, debe tener una serie para atraer a los adolescentes. Este experto de Boca a Boca, productora que ahora trabaja en una serie con personajes jóvenes, añade como elementos para el éxito unas tramas más adultas y unos diálogos que parezcan naturales.